Phoenix Wright: Ace Attorney - Trials and Tribulations

Silvia Vila

La mesa vuelve a estar llena de fichas, pruebas e informes. No, no es la segunda parte del Caso Malaya, es que Phoenix Wright vuelve de nuevo a la carga, quizá por última vez antes de que la saga cuente con un nuevo protagonista.

La mesa vuelve a estar llena de fichas, pruebas e informes. No, no es la segunda parte del Caso Malaya, es que Phoenix Wright vuelve de nuevo a la carga, quizá por última vez antes de que la saga cuente con un nuevo protagonista.

Capcom es una compañía con una visión excelente para encontrar una fórmula que funciona y explotarla hasta la saciedad. Claro ejemplo de ello es Phoenix Wright, el popular juego de abogados para las portátiles de Nintendo. Con cuatro ediciones en Nintendo DS hasta la fecha (en tierras niponas), y dos de ellas que han visto la luz fuera de fronteras niponas (tiempo al tiempo), es uno de los juegos más emblemáticos y prolíficos del catálogo de la portátil, sobre todo en su país de origen.

Por fin la espera para todos los adeptos a los juicios portátiles y fans acérrimos del abogado Wright ha concluido. La tercera entrega está por llegar, manteniendo toda la diversión y emoción de las anteriores con nuevos casos e interesantes tramas. ¿Pero qué trae esta nueva entrega bajo el brazo?

De nuevo el planteamiento va a ser el mismo: un atribulado personaje vendrá a nosotros requiriendo nuestros servicios y nosotros deberemos hacer cuanto esté en nuestras manos para demostrar su inocencia. Para ello vamos a tener que recoger todo tipo de pistas y hablar con todos los personajes relacionados con el caso, como testigos, policías, etc. y luego presentar las pruebas convenientemente en el juicio. Sin embargo, no va a ser tan fácil como llegar y moler.

El fiscal de turno nos va a apretar las tuercas tratando de tirar nuestros argumentos por tierra y presentando pruebas en contra de nuestro cliente. Cinco serán los casos que nos pondrán a prueba y que deberemos solucionar exprimiendo al máximo nuestro cerebro, y tras cada nuevo capítulo tanto la duración como la dificultad se verán incrementadas asegurando no pocas horas de juego.

En cuanto a la jugabilidad, no va a haber ningún cambio con respecto a sus versiones precedentes, exceptuando el primer caso, en que en lugar de controlar al engominado Wright, vamos a ponernos en las carnes de Mia, su mentora. Sin embargo, a parte de eso, el sistema seguirá siendo exactamente igual, incluyendo el Psyche-lock que hizo su aparición en la entrega anterior de la saga. La fase de investigación se divide en dos partes. Por un lado, tenemos los diferentes escenarios a los que podremos ir para encontrar pistas y, por otro, las conversaciones que tendremos con los testigos o con la gente que nos encontremos también nos ayudarán a descubrir la verdad escondida.

Por el contrario, a menudo los testigos intentaran engañarnos o simplemente serán incapaces de decirnos la verdad (situación conocida como Psyche-lock), pero gracias a un objeto especial conseguiremos abrirnos paso a través de su silencio y, reuniendo la información y pistas necesarias, finalmente les sacaremos la verdad. La fase de investigación terminará sólo cuando tengamos lo necesario para ir a juicio y, una vez en el tribunal, deberemos escuchar las acusaciones lanzadas por el fiscal e interrogar a los testigos. Haciendo esto deberemos cazar las contradicciones de sus declaraciones o mostrar pruebas para girar el viento a nuestro favor; incluso podemos chillar ¡Protesto! al micrófono de nuestra DS para dar más emoción al asunto.

Sin embargo, arriesgar no será gratuito, ya que cuando aventuremos una acusación o presentemos alguna prueba el juez nos amonestará si ésta no es la adecuada, siendo esta la única manera en que nuestros pinitos en el mundo de la abogacía pueden terminar en un 'Game Over'. Si esto sucede, regresaremos al último punto de salvado o bien al principio del caso, así que es una buena idea salvar antes de una situación comprometida.

Por lo que respecta a gráficos y música, es decir al apartado técnico, el juego luce invariable a su versión de Advance y a los juegos precedentes. Si bien el nivel gráfico en general es bastante bajo para DS (el escenario es estático, por ejemplo), las ilustraciones cumplen con su cometido de manera efectivista. Las animaciones de cada personaje son de buena calidad, adaptándose perfectamente a la situación. La música del juego es notable, contando con gran variedad de temas ajustados a cada momento y contribuyendo de manera correcta a la ambientación en momentos de tensión, aunque muchos de los temas se toman de los juegos anteriores.

Cabe destacar por encima de todo las ya míticas interjecciones de nuestro abogado como objection!, hold on! o take that!, y es que la versión lanzada en tierras niponas incluye, como ocurrió ya con entregas anteriores, la opción de ajustar el idioma al inglés.

En general, nos encontramos ante más juicios, más casos, nuevos personajes y más horas de diversión que sin duda gustarán a los más fans, pero que pueden llegar a cansar a aquellos que busquen alguna novedad respecto a los anteriores juegos. Sea como sea deberemos esperar un poquito aún para que la tercera parte de la saga llegue a territorio europeo y en perfecto castellano.

Phoenix Wright: Ace Attorney Trials and Tribulations

Remake del tercer título de Phoenix Wright aparecido en GBA y que llegará finalmente a occidente para DS.
Phoenix Wright: Ace Attorney Trials and Tribulations