Brave: The Search for Spirit Dancer, Impresiones

David Ortiz

Brave es un título de acción y aventura que nos llega de la mano de SCEE en exclusiva para PS2. Tras el retraso de última hora que ha sufrido, el mes de lanzamiento previsto será finalmente septiembre, así que de momento vamos a dar nuestras impresiones de lo que el título ofrece.

Brave es un título de acción y aventura que nos llega de la mano de SCEE en exclusiva para PS2. Tras el retraso de última hora que ha sufrido, el mes de lanzamiento previsto será finalmente septiembre, así que de momento vamos a dar nuestras impresiones de lo que el título ofrece.

Descubriendo a Brave.

Llegar a ser un guerrero requiere pasar una serie de tortuosas y difíciles pruebas que demuestren que uno está preparado para serlo. Comenzando a comprender los secretos de los chamanes, el joven Brave se inicia en el camino de la guerra. Nadie dijo que éste fuera fácil, sin embargo, el joven indio esconde más de lo que parece. Así comienza la aventura de Brave, una aventura por salvar su aldea de la destrucción a la que la somete un espíritu malvado.

Un guión original parece ser difícil de obtener hoy en día en el mundo de los videojuegos. Con todas las formulas explotadas hasta la saciedad, tan solo cabe mezclar unas con otras y dotarlas de añadidos interesantes para ver que tal queda el combinado. En Brave tomamos el papel de un joven indio aspirante a guerrero de la tribu que irá adquiriendo la responsabilidad de salvar su aldea. Este rol no es un dechado de originalidad pero nos ofrece algunos aspectos interesantes a nivel jugable que no están muy explotados aún.

La propuesta de Sony pretende añadir algunos elementos atractivos a una aventura 3d de corte clásico y lineal. La mecánica es la típica de este tipo de juegos, nuestro guía espiritual - el chamán de la aldea - nos irá solicitando unos objetivos que se marcarán en el mapa, y simplemente tendremos que ir realizándolos para avanzar. La novedad reside en la variedad de ellos que se nos propondrán, todos relacionados con la naturaleza y los poderes del chamanismo que se nos irán otorgando progresivamente.

Avisar antes que nada, que Brave presenta un claro corte infantil. SCEE ha orientado el título a los menores de la casa, añadiendo constantes ayudas al juego, así como un nivel de dificultad muy bajo, que no presentará reto alguno para cualquier jugador ocasional. Asimismo, por lo que hemos podido ver, la duración del juego no es demasiado alta y ofrece escasas posibilidades de volverlo a finalizar.

El poder de la naturaleza

El juego está estructurado por zonas, debiendo cumplir un determinado requisito para que se nos abra camino a la siguiente. Normalmente los mapas de la zona tienen un tamaño bastante amplio y sin la ayuda del mapa podemos quedar un poco confusos de nuestra posición en determinados momentos. Dentro de las mismas tendremos la oportunidad de realizar una gran diversidad de acciones, siendo esto último uno de los mayores atractivos de Brave.

Nuestro pequeño protagonista puede realizar infinidad de movimientos por el escenario, muchos de los cuales son consecuencia de los poderes que se le van dando en su periplo para convertirse en guerrero. Entre estos movimientos podemos citar la posibilidad de trepar a los árboles, nadar y bucear, cazar peces y lobos, arrojar objetos, rastrear huellas, comunicarnos con los animales e incluso poseerlos durante un tiempo. En Brave, como hemos dicho, todo guarda relación con la naturaleza y sus criaturas, un enfoque que marca aún más la tendencia infantil del juego, ya que se enfoca todo desde una perspectiva muy inocente, por llamarlo de alguna manera.

Comenzaremos nuestro viaje en la aldea de la pluma roja donde, a modo de tutorial, el chamán nos irá explicando las diferentes acciones que podemos realizar. Dentro de este tutorial consta también el requisito de obtener nuestros poderes de unas tallas que sueltan determinadas criaturas al cazarlas o atraerlas. Una vez tengamos nuestros poderes completos, deberemos enfrentarnos a un oso a modo de prueba de valentía.

A partir de este punto comenzará nuestra verdadera aventura en Brave. Una serie de acontecimientos nos llevará a la búsqueda de un gran chamán que nos ayude a proteger nuestra aldea. El viaje nos llevará a través del bosque visitando una gran variedad de parajes y adquiriendo progresivamente más poderes que nos servirán para facilitarnos la tarea a la hora de enfrentarnos a los diferentes retos propuestos. Como ejemplos de estos poderes están el convertirnos en un espíritu de oso con el que combatir mucho más efectivamente a los enemigos o invocar a un espíritu de águila sobre el que podremos montar y recorrer los aires.

Tanta posibilidad de acción la verdad es que aporta un aire muy fresco al título, y pensamos que se podría haber aprovechado más, ya que muchas de ellas tan solo valen para momentos muy puntuales. El resto del tiempo uno solo tiene que limitarse a avanzar, cumplir objetivo y volver a avanzar. Con esto se consigue una monotonía tan solo rota por los más o menos interesantes retos que se nos proponen para avanzar de un área a otra. Aún así el juego divertirá a los más jóvenes sin duda.

Brave da impresión de ser un juego bien planteado en un principio, pero recortado al final, seguramente por exigencias del rango de edad al que va orientado. Teniendo en cuenta que los jóvenes de hoy en día juegan a juegos mucho más complejos que éste, se podría haber profundizado mucho más en el producto, hasta obtener un juego bastante más completo y rejugable que el que finalmente se pondrá a la venta. Esperemos que en el tiempo que queda hasta su lanzamiento añadan elementos jugables, ya que disponer de algún modo más de juego o contenido extra, podría beneficiar bastante la calidad global del título.

Tecnología a la disposición del bosque.

Dejando de lado esta pequeña sugerencia a los chicos de Sony, y entrando en el aspecto más tecnológico del título, podemos situar a Brave como un juego que aprovecha bien la capacidad de la consola, pero sin grandes alardes. Gráficamente el juego es muy resultón, resaltando mucho el contraste entre el informal modelado de los personajes y el entorno. Los modelos humanos siguen un look mezcla entre el conocido superdeformed japonés y unos rasgos cercanos al del comic occidental.

Sin ir más lejos, el protagonista presenta un cuerpo más bien pequeño, en contraste con unas enormes extremidades y una cabeza desproporcionada. Este aspecto tan curioso en los personajes humanos se extiende también a los enemigos, que parecen sacados directamente del mundo del comic. Por otro lado los escenarios tienen un modelado simple y sin tantas exageraciones como los modelos, dando mucha más impresión de veracidad y realismo.

Brave no cuenta en principio con selector de 60 hz, pero es posible que Sony lo incluya cara a la versión final del juego, aprovechando el tiempo disponible hasta el lanzamiento del juego. Aún sin el, el juego se mueve con bastante fluidez, teniendo en cuenta la alta cantidad de enemigos en pantalla que es capaz de soportar. A destacar muy positivamente la distancia de visionado de los escenarios, donde no se utiliza muy a menudo el truco de las áreas cerradas para limitar la carga gráfica, y se nos permite contemplar las profundidades del bosque con total libertad.

Libertad de la que no goza totalmente la cámara del juego, uno de los detalles que menos nos ha gustado. En muchas ocasiones, a pesar de poderse manejar con el stick derecho, la cámara se sitúa en posiciones que incomodan muchísimo cualquier acción. En muchas ocasiones deberemos realizar saltos totalmente a ciegas, con la consecuente caída al hueco que queríamos evitar, y la vuelta a intentarlo.

Todo esto viene dado por la distancia a la que la cámara se sitúa en todo momento del protagonista, limitando muchísimo la visión del entorno, y entorpeciendo cualquier acción que requiera un movimiento amplio por el escenario. Incluso con la función de zoom, la cámara no se fija, si no que vuelve a su posición original, con lo cual si queremos disponer de un extra de espacio de visión, deberemos mantener el stick derecho apretado mientras jugamos. Una solución poco útil en nuestra opinión.

En otros aspectos, el juego goza de unos buenos efectos sonoros, con diversidad de sonidos para las profundidades del bosque y los distintos animales que habitan en el. Por otro lado la música pasa mas bien inadvertida ya que en muchas ocasiones molesta más que agrada, siendo piezas orquestadas con demasiado movimiento en ocasiones en que el protagonista simplemente está avanzando. Un poco incoherente el apartado musical, más aún cuando el volumen de las músicas y el de los efectos no está correctamente ecualizado, teniendo los últimos un volumen sonoro muy inferior al de las músicas - todo esto en la configuración por defecto -. El doblaje al castellano de textos y voces es de agradecer y está bastante bien logrado, ayudando a la correcta comprensión de nuestros objetivos en todo momento.

A nivel jugable, Brave presenta algunas carencias como la del muy escaso uso que se hace de las acciones que podemos desempeñar en la aventura. Además de este punto, ya comentado previamente, el combate no convence. Es cierto que es un juego de aventura, pero si se le da protagonismo al combate, como así es, se debe implementar de una forma algo más compleja que dedicarse a pulsar sin control el botón de ataque y dejar que nuestra pequeña hacha machaque sin misericordia a cualquier criatura que pase por delante de nosotros.

Se da el caso que pueden juntarse mas de 20 enemigos simultáneos en pantalla y que Brave puede deshacerse de ellos sin despeinarse, acabando con oleadas y oleadas de criaturas, que parecen no acabarse nunca hasta que decidimos continuar la aventura y abandonar esa zona.

En Septiembre, más.

Dejando estas facilidades de lado, Brave promete ser un título interesante para un sector muy específico del público, lástima que el precio no vaya en concordancia con lo que el título realmente ofrecerá, por que promete ser más bien corto y muy sencillo para todo aquel con un par de horas para tomarle la medida al juego. Aún así, esperamos que Sony se ponga las pilas para ofrecernos algo más en el día del lanzamiento, para aclarar estas luces y sombras que nos ha dejado esta prueba de Brave.

Brave: The Search for Spirit Dancer

Llegar a ser un guerrero requiere pasar una serie de tortuosas y difíciles pruebas que demuestren que uno está preparado para serlo. Acción y aventura en la búsqueda del espírutu de la danza...
Brave: The Search for Spirit Dancer