NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NATACIÓN | DOHA 2024

Kim y Steenbergen rompen la banca

El surcoreano sorprende a Winnington, Martens y todos los favoritos del 400 libre para alzarse con el título mundial masculino, que Fairweather gana en mujeres. Y Países Bajos, el 4x100.

Actualizado a
South Korea's Kim Woo-min celebrates winning the final of the men's 400m freestyle swimming event during the 2024 World Aquatics Championships at Aspire Dome in Doha on February 11, 2024. (Photo by SEBASTIEN BOZON / AFP)
SEBASTIEN BOZONAFP

Primera jornada, primera final y primer sorpresón, el que se vivió este domingo por la tarde en la natación en línea de los Mundiales de Doha, donde el surcoreano Woomin Kim se impuso a todos los favoritos para convertirse en el nuevo campeón del mundo en los 400 metros libre, por delante del que fuera oro en Budapest 2022, Elijah Winnington, y de Lukas Martens, que había sido bronce hace seis meses en Fukuoka, ausente en estos campeonatos el hasta ahora oro Samuel Short.

Le dieron sus rivales cuartelillo a Kim, después de que por la mañana lanzara su serie para acabar sucumbiendo a modo de liebre, con tiempo eso sí suficiente como para meterse en la final. Pero esta vez la estrategia iba muy en serio. El coreano, que el pasado septiembre se proclamó campeón asiático en 400, 800 y 4x200 libre, pasó como líder en todos los puntos intermedios, incluso por debajo del récord del mundo hasta bien avanzados los 300 metros, y para cuando el resto quiso reaccionar ya era demasiado tarde.

De poco le valió a Winnington una última posta de 26.67, ya que se quedó a la orilla de alcanzar a Kim, oro con 3:42.71, a 15 centésimas del australiano y 25 por delante de Martens, que completó en esta ocasión un podio al que no pudo subirse el vigente campeón olímpico Ahmed Hafnaoui, que por la mañana tan sólo había sido capaz de acabar las semifinales en decimoséptima posición.

Algo muy semejante a lo de Kim obró Erika Fairweather en la final de los 400 libre femeninos, en los que la neozelandesa, que había sido bronce en Fukuoka, tiró y tiró hasta finalmente colgarse el oro batiendo el récord de su país con 3:59.44, la única capaz de bajar de los cuatro minutos en estos campeonatos. A 2.18 quedó la china Li Bingjie, que había marcado el mejor de los tiempos por la mañana, y tercera fue la alemana Isabel Gose.

Angelina Kohler.
Ampliar
Angelina Kohler.CLODAGH KILCOYNEREUTERS

Otro récord para Kohler

Otra germana que está demostrando haber llegado a Doha en una forma increíble es Angelina Kohler. La alemana, que en las preliminares de los 100 metros mariposa había establecido un nuevo récord estatal con 56.41, lo pulverizó directamente este domingo por la tarde para colocarse en 56.11, indiscutible el mejor tiempo de todas las contendientes en esta prueba. No hay más que ver que la segunda, la estadounidense Claire Curzan, se situó a casi un segundo de distancia: 57.06.

Peaty ya está aquí

En la penúltima semifinal de la tarde, Adam Peaty confirmó del todo que está de vuelta. Si en las series había marcado el tercer mejor tiempo, a la final se metió como el mejor de las dos rondas semifinalistas, con 58.60, que es la segunda mejor marca de la temporada tras su nuevo archienemigo, el chino Haiyan Qin, vigente campeón del mundo y ausente en Doha. Inmediatamente detrás se situaron Nic Fink, Arno Kamminga y Nicolo Martinenghi.

Kate Douglass, en el tramo de espalda.
Ampliar
Kate Douglass, en el tramo de espalda.CLODAGH KILCOYNEREUTERS

Infalible Douglass

También ha presentado sus credenciales una de las pocas campeonas del mundo en Fukuoka que repite ahora en Doha, la estadounidense Kate Douglass, que con 2:08.41 llegó sola al final de los 200 estilos, clasificándose para la final por delante de la canadiense Sydney Pickrem (2:08.76) y de la china Yiting Yu (2:08.83).

Steenbergen arrebata el oro a Australia

Y en la final de los 4x100 libre femeninos, la neerlandesa Marrit Stenbeergen certificó una vertiginosa remontada en los últimos 50 metros para dar el oro a los Países Bajos (3:36.61) en detrimento de una Australia que trataba de retenerlo en la última posta de Shayna Jack, quien a falta de una piscina mandaba después de que Polonia liderarara los dos primeros tercios de la carrera. Finalmente, las australianas se quedan con la plata, y el bronce es para Canadá.