VÓLEY PLAYA

Pablo Herrera: "Asumo el reto de pelear por mis sextos Juegos"

A los 39 años, se operó de la rodilla en octubre y ya está compitiendo con la dureza del raking y que le permita llegar a París-2024 con Gavira

0
Pablo Herrera abraza sonriente a su compañero Gavira.
FelipeSanchezCifuentes DIARIO AS

La semana pasada Pablo Herrera (Castellón de la Plana, 39 años) disputó el Future de Madrid, y perdió la final con su compañero Gavira, con el que intentará estar en París 2024, lo que sería su sexta cita olímpica. "Cuando me operé de la rodilla en octubre tras Tokio fue con la intención para estar en los siguientes. Es es reto para seguir adelante", asegura.

Pablo ganó la plata en su debut olímpico en Atenas, con Javi Bosma de compañero; luego jugó en Pekín con Raúl Mesa, y los tres siguientes (Londres, Rio de Janiero y Tokio) con Adrián Gavira, una pareja sólida. "Es como un hermano para mi, y los encontronazos que hayamos podido tener en estos años se quedan en la arena. Es un gran tipo. Catorce años juntos. Casi se podría decir que podemos mantener conversaciones sin hablar; nos entendemos con sólo mirarnos", asegura del sanroqueño.

Apunta que la recuperación "va según lo planificado", y antes de jugar en Madrid "ya competimos en Doha y en México, y sí, me he encontrado bien y recuperado, aunque a lo mejor me falta algo de preparación física, porque en el tercer set de la final en Madrid me notaba muy cansado", admite el levantino.

Si llega a París tendría 42 años en los Juegos, pero no le preocupa la edad "si estás físicamente bien, aunque pueda encontrarme con rivales que aún no habían nacido cuando yo ya estaba jugando al vóley playa", ironiza.

El plamarés de Herrera es de leyenda, porque está acreditada su presencia en 195 torneos internacionales por los cinco continentes, y además de la plata olímpica ha sido dos veces campeón de Europa, y otras dos veces medalla de bronce.

De la nueva normativa de la Federación Internacional que le obliga a jugar calificaciones en los torneos de Elite, admite que ya lo ha interiorizado: "Nos complica la clasificación porque necesitamos sumar más puntos y jugar más partidos, pero tanto Adrián como yo hemos decidido que no nos vamos a entregar antes de tiempo"