BALONMANO | LIGA ASOBAL

Moyano: "Más que los 51 años, el récord son los puntos al Barça"

El portero del Antequera, el jugador más veterano de la historia de la Asobal, pierde la categoría pero "con el buen sabor de boca de empatarle al campeón"

0
Diego Moyano, con wel 12 en su camiseta amarilla de pottero, tras empatar con el Barça.

Diego Moyano (Alicante, enero, 1971) se debate entre seguir en activo o retirarse. Deshoja la margarita. Tras ascender la campaña anterior con el Antequera, esta campaña perderá la categoría tras redondear él una campaña aceptable en una plantilla limitada, desahuciada desde hace varias jornadas, el sábado pasado empató con el campeón (32-32) en la ciudad malagueña: tres años después el Barça cedía puntos en la pista.

-Tiene usted un récord notable: el jugador de más edad que puntúa ante el Barça.

-Más que mi edad, 51 años, mi auténtico recórd son los tres puntos que le he sacado al Barça. Cuando estaba en el Galdar, con Jordi Ribera de entrenador, le ganamos un partido, y también empatamos otro en Europa. Eso fue ya hace mucho, pero ocurrió.

-¿Cómo ha llegado a esta edad en activo y con protagonismo?

-No lo sé. No se plantea nunca. Las cosas vienen rodadas. Van sucediendo y te cuidas. Salvo una lesión grave de rodilla, en el Anaitasuna, no he tenido grandes contratiempos. Siempre me he cuidado, he sido profesional, y si bien es cierto es que ya no salto como a los treinta ni tengo la misma explosividad, creo que no me arrastro por las pistas y en esta temporada no he desentonado. Claro, conozco mi cuerpo y cómo entrenarme para llegar al partido y cumplir. Se trata de no estar por estar.

-¿Qué significa empatarle al Barça?

-En una temporada dura para nosotros por el descenso, sacarle un punto al mejor equipo del mundo es una manera de endulzar el final y recordar algo positivo entre tanta contrariedad. Jugué en la segunda mitad, y tuve un papel aceptable.

-Lleva usted casi treinta años como profesional ¿Ha cambiado mucho la Liga?

-Pues muchisimo. Ahora casi no se puede vivir del balonmano, y los chicos que llegan lo combinan con sus estudios u otra profesión; es decir, no se puede decir que ahora sea tan ptrofesional. La parte positiva es que ahora los jóvenes juegan muchos minutos desde que llegan, impensable hace unos años cuando todos los equipos tenían media docena de extranjeros de mucha calidad, con lo que habia que esperar para tener opciones de salir a la cancha.

-¿Recuerda su mejor momento?

-Es relativo, porque no tiene que coincidir con la clasificación, porque eso depende de la calidad del equipo donde estés. El año en el Gáldar, que destacamos en la Liga y llegamos a semifinales de EHF, o el primer año en el Valladolid con un Juan Carlos Pastor debutante puede ser unos buenos recuerdos.

-¿Y el peor?

-La retirada forzada en el Benidorm. Ni fue consensuada ni pactada de ninguna manera. No me gustó, y me dejó un año y medio fuera de las pistas.Volví, claro

-Con el balonmano metido en crisis, hubo una época que todos los jugadores tenìan deudas por cobrar de los clubes.

-Lo mío esta saldado. No cobre todo pero llegamos a algunos acuerdos, con lo que está acabado, cerrado y casi olvidado.

-¿Le respetan los jòvenes?

-Sí, aunque hay cachondeo con la edad, con que si soy el Matusalén, un jugador del megalítico y más viejo que nuestros Dólmenes prehistóricos de Antequera. Pero hay respeto. Y además ahora viajo en el mejor asiento del autocar, pero me ha costado tiempo, porque antes era para Soto, el capitan del equipo, hasta que se retiro

-¿Va a seguir una temporada más?

-Vivo en Granada y vengo todos los días a entrename a Antequera. Tengo que ver si salen algunas cosas, y que decida el club, que es posible que convoque a la prensa en breve. Por lo menos que quedan dos partidos más por delante,

-¿Me podrìa hacer una lista de todos sus equipos?

-Si tienes papel suficiente, apunta: Granada, Maristas, Valladolid, Altea, Gáldar, Valencia, Torrevieja, Toledo, Anaitasuna, Antequera, Cuenca, Guadalajara, Benidorm, Cangas y otra vez Antequera, cuatro campañas en dos épocas. Desde el 93 del otro siglo.