ATLETISMO

El lado tecnológico de Kipchoge

El keniano, de 37 años, refuerza su acuerdo con Ineos que aplicará conocimientos de vela, ciclismo y Fórmula 1 sobre el atleta. Kipchoge es un filón para la tecnología.

0
El lado tecnológico de Kipchoge
NN Running Team

Vida sencilla y la más alta tecnología que se puede aplicar al correr. Esa mezcla es la que refleja Eliud Kipchoge, el icono máximo de la maratón en el siglo XXI. Vive en Kaptagat (Kenia), en un humilde campamento en el que se entrena en una pista de tierra y por exigentes caminos arcillosos, pero a la vez estrecha lazos con Ineos, la poderosa firma química británica que ha introducido lo más sofisticado a nivel técnico en ciclismo, vela, Fórmula 1… Ahora llega para optimizar, más aún, al ya pulido Kipchoge.

“Será un acuerdo práctico y natural para mí. Ineos tiene muchísimos conocimientos en el deporte de los que me beneficiaré a buen seguro”, explica el keniano, de 37 años, doble oro olímpico, plusmarquista mundial y el hombre que bajó de dos horas en Viena en 2019. Precisamente en ese reto en Austria, en el que hizo 1h59:40 comenzó su colaboración con la empresa de Reino Unido. Ropa especial, liebres permanentes, un coche que guiaba con luz los pasos, un lugar (el Parque Prater) elegido para el menor desgaste posible y el día con la meteorología perfecta. Un control casi total de los factores, marca Ineos, como se ve en bicis, vela, en Fórmula 1... "Queremos seguir con ese tipo de trabajo, utilizar las mentes más brillantes para desarrollar el running", dice Kipchoge.

“Hay una fuerte relación con Eliud, sobre todo tras esa fantástica experiencia en Viena. Ese estrecho vínculo ha continuado y tenemos la oportunidad de volver a colaborar en nuevos retos para mejorar sus prestaciones. Ineos tiene una larga experiencia en optimizar el rendimiento deportivo. También nos servirá para sacar lo mejor del running y aplicarlo a otros deportes”, dice Dave Brailsford, mánager de Ineos en ciclismo, y ahora representante global de la marca, que ya aparece en la pista de tierra del campamento de Kaptagat y que monitorizará periódicamente los parámetros de Kipchoge, un atleta experto en dar buen feedback a los científicos.

El cambio que ha supuesto Kipchoge

Porque Kipchoge vive una vida austera, en la que pasa miles de horas relajado en su campamento, leyendo, con una alimentación típica de Kenia… Pero también ha llevado consigo una revolución tecnológica. Con él llegaron las zapatillas de placa de fibra de carbono, hasta tres modelos hizo evolucionar. Ha innovado en avituallamientos. Lleva mecanismos de control glucémico. Todo bajo control. Un contraste con el ‘clásico’, pero efectivo método de entrenamiento Patrick Sang.

“Cambiar ideas con Ineos es un placer, y será muy productivo representan el más alto nivel en el deporte”, cuenta Kipchoge, que será: “Ellos tienen muchos conocimientos sobre fútbol, Fórmula 1, ciclismo, vela, ya hemos introducido con ello muchas cosas de aerodinámica”. Valentijn Trouw, del NN Running Team, la firma neerlandesa que gestiona al prodigio da una pista de por dónde irá este nuevo proyecto: "Al final se trata de construir un entorno del más alto rendimiento para que los atletas alcancen lo mejor de su potencial”.

Objetivo, maratón en primavera: "Hay un plan A y uno B"

Ineos ya controla el próximo reto de Kipchoge, que será correr una maratón en primavera, pero aún no está decidida cuál. “En tres semanas monitorizaremos la situación de Eliud, tenemos un plan A, pero también un plan B. Sólo puedo decirle que Eliud está entrenándose muy bien”, cuenta Trouw. Si hay que hacer apuestas, las maratones de primavera con más opciones podrían ser Boston y Londres, porque Kipchoge vive centrado en las majors. Le faltan Boston, Tokio y Nueva York, pero Londres es una de sus favoritas. Después de esa cita de primavera se planteará si ir a los Mundiales de Eugene.

Principalmente tiene Kipchoge vistas a largo plazo: “Mi objetivo es ser triple campeón olímpico, en los Juegos de París 2024. Da igual que sea en una carrera rápida o lenta, quiero ganar y ser el primero que logra algo así. Mi principal motivación es enseñar al mundo que puede seguir liderando a la siguiente generación. Y en mi estómago tengo sensación de seguir luchando para ello”. “Eliud mantiene el fuego”, dice su entrenador Patrick Sang, el que lleva la parte sencilla en la austera vida diaria de Kipchoge, que a la vez es el más tecnológico.