NATACIÓN

La natación busca soluciones

La RFEN quiere incorporar un nuevo técnico con experiencia en el CAR de Sant Cugat para evitar la marcha de talentos a EEUU y para que pueda entrenar a Mireia Belmonte.

0
Mireia Belmonte.
Patrick B. Kraemer

De los seis convocados para el Mundial de piscina corta de Abu Dabi, dos de ellos se entrenan la mayor parte del año en Estados Unidos (Hugo González y Nico García), Jessica Vall afronta la recta final de su carrera y María de Valdés, Catalina Corró y Jimena Pérez están muy lejos de las grandes marcas en sus pruebas. Un reflejo del cambio generacional al que se enfrenta una natación que sigue teniendo poco peso en el panorama internacional, aunque en ese campeonato hubo ausencias como las de Joan Lluís Pons, Carles Coll, César Castro o África Zamorano, por citar a algunos.

Para potenciar la natación, la dirección técnica encabezada por Luis Villanueva quiere fichar a otro técnico. Experto, con peso internacional y que se incorpore al CAR de Sant Cugat, donde desde la marcha de Fred Vergnoux a Canarias entrena el joven Olaf Wildeboer. El canadiense Ben Titley es uno de los nombres que suenan con más fuerza, pero no el único. La misión de este técnico será doble.

Ben Titley.

Por un lado, poder entrenar a Mireia Belmonte, que sigue sin tomar una decisión después de los Juegos de Tokio y de anunciar su deseo de llegar a París 2024 con 33 años. La llegada de un técnico de estas características podría facilitarle tener un programa contrastado en Sant Cugat, donde ha entrenado desde 2013. La llegada de este nuevo entrenador supone la potenciación de los centros de alto rendimiento con tal de ofrecer mejores programas a los jóvenes y frenar la avalancha de marchas a Estados Unidos, donde la alternancia de estudios y natación está mejor empastada.

Titley es el auténtico impulsor de la natación canadiense, que en los pasados Mundiales de piscina corta acabó segunda en el medallero con siete oros. No hay país con mayor crecimiento los últimos años, desde 2015, que el norteamericano, con especialmente un equipo femenino a la altura de los mejores, abonado a los podios en los relevos y que destaca en todas las disciplinas, especialmente en las pruebas de velocidad. En Tokio 2020 fueron séptimas en el medallero, solo por detrás de Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña, China Japón y Rusia las potencias.