PÁDEl | WPT

Martín Di Nenno: "Yo sólo quería volver a jugar al pádel"

En 2016 estuvo a punto de perder la vida en un accidente, le dijeron que su objetivo tendría que ser poder caminar, y el domingo ganó su primer Master

0
Martín Di Nenno.

"Yo sólo quería volver a jugar al pádel, no pensaba en todo esto". La frase es de Martín Di Nenno (Argentina, 24 años) tras ganar el Master de Barcelona, que en enero de 2016 sufrió un accidente de coche en el que sus dos acompañantes perdieron la vida. Martín era entonces una de las grandes promesas del pádel argentino, y ya había jugado en el circuito profesional en España con Franco Stupaczuk, compañero desde las categorías inferiores.

-¿Que pasó entonces?

-Del accidente en sí prefiero no hablar. A mi me llevaron al hospital y tenía rotos el femur y la rótula. Lo cirujanos fueron muy claros. Olvidese del deporte, porque ahora el objetivo es que pueda volver caminar, me dijeron. Y ahí empezó esta segunda parte.

Durante tres meses Martín estuvo en una silla de ruedas, "y para todo necesitaba ayuda", recuerda. Tres meses en los que jugaba a dar a la bola con la pala sentado, a hacer ejercicios con los brazos, a mantener la mente ocupada, a soñar con la recupoeración. "Cuando empecé a ponerme de pie, fuí a unos especialistas que no estaban en mi ciudad, a trabajar todos los días pensando en volver a jugar a un deporte que me apasiona", recuerda.

-¿Cuándo volvió a una pista?

-A los nueve meses empecé a jugar otra vez. Con dolores y todo eso, pero ya me sentí capaz de coger una pala.

El accidente de Di Nenno fue muy comentado entre los jugadores del pádel profesional, sobre todo por sus compatriotas que tanto admiraban su trayectoria. Regresó a España, empezó otra vez de cero, con el cordobés Javi Garrido, con Silingo que le trajo en su día para entrenarle...con Maxi Sánchez y ahora con Paquito Navarro.

-Dos números uno de compañeros de manera consecutiva.

-Tengo la fortuna de que jugadores de esa calidad me hayan dado su confianza, y ahora estoy con Paco, al que considero el mejor jugador del mundo.

-En muchos partidos ha sufrido calambres. En la final del Master de Barcelona, en los momentos definitivos, también y era preocupante por el momento y el resultado. ¿Es consecuencia del accidente?

-En realidad yo lo achaco a los nervios. Tu me ves en los momentos definitivos y parezco tan normal, pero por dentro me comen los nervios. Eso me debió pasar en el Sant Jordi, donde estaba tan cerca del triunfo después de perder tres finales antes en lo que va de esta temporada. Ha sido mi primer torneo conquistado, y es emocionante e indescriptible, pero como dije después de ganarlo, yo sólo luchaba por sentirme otra vez jugador de pádel.

-¿Y ahora?

-Nada, a seguir en la pelea. Por ganar un torneo no vamos a pensar que somos los mejores del mundo, porque puede que lleguemos a Lugo (el jueves) y nos manden a casa a la primera. Estamos jugando bien, pero hay muchas parejas que lo hacen muy bien. Es cosa de seguir trabajando. Cuando practicas un deporte el sueño es ser el mejor del mundo, pero eso es un deseo, un objetivo que a mi me llega despùés de querer caminar.