ATLETISMO | DIAMOND LEAGUE LAUSANA

Yulimar Rojas sigue en las nubes

La venezolana ganó el triple salto con unos vuelos fascinantes, de 15,52 (viento legal) y 15,56 (viento ilegal). Son los mejores brincos de la historia tras su récord mundial (15,67).

0
Yulimar Rojas sigue en las nubes
DENIS BALIBOUSE REUTERS

Yulimar Rojas sigue en las nubes. “Está mejor casi que en Tokio”, decían desde su entorno. Y en el estadio La Pontaise de Lausana, en una fría tarde (18 grados), poco propicia para el salto, volvió a volar. La venezolana ganó el concurso de triple salto, pero eso no es novedad. Su récord mundial es 15,67, hecho en la final olímpica. Y el anterior era 15,50, de Inessa Kravets en 1995. Yulimar saltó en esta Diamond League más allá de esa distancia, firmó 15,52 (con viento legal +0,6) y 15,56 ilegales (+3.5). Ya tiene las dos mejores marcas de la historia y las tres mejores de todos los tiempos en cualquier condición.

A sus 25 años, Yulimar ha decidido hacer un gran sacrificio. En lugar de marcharse a Venezuela para celebrar la medalla de oro olímpica con su familia y su gente de Barcelona, se ha quedado en Guadalajara. En el calor de la Alcarria en agosto, en el estadio Fuente de la Niña, ha seguido machacándose. Bajo el volumen de su atronador altavoz JBL y la bachata y la cumbia, han caído innumerables multisaltos, pesas, velocidad… Iván Pedroso, su entrenador, no da tregua. Si quieren seguir la temporada, van a por todas. Y así se demostró. Yulimar sigue rápida, flexible, inalcanzable para sus rivales…

Su serie fue brutal: 15,56 (+3.5), nulo, 15,42, 15,52, paso y el salto final: 15,11. Porque, aunque batiera el récord de triple de la Diamond League, Yulimar podría no haber ganado. Ahora las tres mejores del concurso se la juegan en un último salto, algo que no permite arriesgar tanto como quisieran a las atletas. Por eso, Rojas ‘aseguró’ con 15,11. Porque está en otra dimensión para sus rivales. Ricketts se quedó en 14,52 y Minenko en 12,62 (había saltado 14,47 para entrar en la final a 3). Otro planeta…

Porque una vez conseguido el oro olímpico y el récord mundial Yulimar Rojas asegura que sigue “con hambre”. Su nueva meta está fijada: “Quiero ser la primera mujer que salte más de 16 metros en triple salto. Lo tengo hablado con Iván y creemos que es algo posible”. Por eso, en este 2021 se ha vuelto una superatleta. Más fina de forma que nunca, que cuida la alimentación al máximo, que descansa… Que hace sacrificios.

"Siento que estoy en muy buena forma. Ahora vuelvo a España, sigo entrenando bien y mantengo la concentración antes de volver a Zúrich (9 de septiembre). Ahí creo que puedo batir el récord mundial", decía Yulimar, que vive en las nubes. Luego llegarán las celebraciones...

Fraser-Pryce batió a Elaine Thompson en 100

Y los 18 grados de Lausana tampoco impidieron la fiesta jamaicana de 100 metros. Era Elaine Thompson, la triple campeona olímpica en Tokio, contra Shelly-Ann Fraser-Pryce, plata de los 100. Hubo sorpresa en la recta de La Pontaise. Fraser-Pryce ganó con un registro tremendo: 10.60 (+1.7 de viento) y marca personal a los 34 años. A 11 centésimas del récord mundial de Florence Griffith-Joyner (10.49). El sábado pasado Thompson se había quedado a 0.05 con su 10.54 en Eugene. Una plusmarca inexpugnable que se tambalea.

Shelly-Ann Fraser-Pryce batió a Elaine Thompson.

Salió Pocket Rocket (Cohete de Bolsillo apodan a Shelly Ann) en 151 centésimas, casi igual que Thompson (154). Pero la arrancada de Fraser-Pryce, sus primeros 40 metros, son tremendos. Y esta vez también lo fueron. 5.0, una décima por delante de Fast Elaine (5.1). Mucha distancia para luego recuperar. Thompson llegó en 10.64, a cuatro centésimas de la ganador. Compañera de país, y no demasiado amiga.

“Hacía frío pero vine aquí para hacer mi trabajo”, explicaba la veterana velocista de 35 años, madre de Zyon. “Aunque no lo crean todavía no he corrido mi mejor carrera, sé que hay más para dar, porque todavía tengo que trabajar más para perfeccionar mi técnica”. Ambiciosa Shelly-Ann: “Habrá más de mí esta temporada, y ciertamente mi objetivo es correr ya en 10.5”. Como su rival Elaine Thompson.

Fallaron Duplantis y Warholm

Fallaron muchas estrellas en Lausana. El más claro fue Duplantis, que se quedó en 5,62 en la pértiga. Un resultado lejísimos del récord mundial (6,18) que siempre amenaza cuando salta a una pista. Karsten Warholm, el plusmarquista mundial de 400 metros vallas que hizo con obstáculos 45.94 en Tokio, un impresionante registro. Pero en Suiza fue cuarto en 400 lisos y firmó 45.51, solo cuatro décimas más rápido que con vallas. Algo que refleja que su forma o este jueves no estaba tan fino.

Karsten Warholm. cuarto en 400 lisos.

Marta Pérez fue cuarta en 1.500

Buena actuación tuvo Marta Pérez, cuarta en 1.500 con 4:03.79. La soriana salió valiente y estuvo en carrera en todo momento. Ganó la etíope Gebreezibeher, con 4:02.24. No era carrera para el récord de España, pero la soriana confirmó lo que se vio en Tokio (fue novena con 4.00.14): se ha consolidado con la élite internacional.

Fue octavo Adrián Ben en 800, con 1:46.74, en una carrera en la que salió valiente, casi en cabeza. Era una réplica de la final olímpica en la que estuvo el de Viveiro (fue quinto), pero esta vez le faltó su final explosivo. Llegó a los 600 en el grupo de favoritos y, sin embargo, en la recta definitiva tuvo menos chispa. Ganó Marco Arop, el canadiense, con 1:44.50. Por delante del campeón olímpico Korir. Cada carrera de 800 es un mundo. Y Ben tendrá otra nueva oportunidad en París, este mismo sábado. Otra española corrió en Lausana, Aauri Bokesa con 23.64 (+2.5 viento ilegal) en 200 y séptima.

Resultados completos.