ATLETISMO

Katir responde a Viciosa, que quería un récord de alguien "con apellidos castellanos"

El atleta palentino puso en duda en Corredor los logros de Katir, a quien pone "en cuarentena". Katir se defendió con una aplaudida respuesta en Instagram.

Mo Katir es uno de los nombres del momento en el atletismo español. El atleta murciano de origen marroquí ha roto en apenas un mes las plusmarcas españolas de 1.500, 3.000 y 5.000, generando un gran revuelo en el atletismo español entre quienes aplauden sus gestas y los que ponen en duda su rendimiento.

Entre estos últimos se encuentra el extatleta palentino Isaac Viciosa, poseedor del récord de España de los 3.000 metros hasta que Katir se lo arrebatase este martes. En una entrevista al portal Corredor, Viciosa puso en duda el rendimiento de Katir dado el poco espacio de tiempo entre las marcas superadas. "Encuentro pocas similitudes. Lo ha batido un atleta con poco historia internacional y que para mí es la gran sorpresa y eso me tiene más intrigado. Ese récord, andes de mí, lo tuvieron Manolo Pancorbo, Fermín Cacho, Enrique Molina, José Luis González... Atletas que habíamos tocado techo en entrenamientos, nutrición y recuperación. Que ahora llegue un atleta que en un mes bata tres marcas de este nivel sin un historial, aunque sí con potencial y proyección, me deja algo afectado. Ese récord lo intentaron Alberto García y Sergio Sánchez, atletas que después dieron positivo y la plusmarca europea la batió Mohammed Mourhit, que también dio positivo".

Sin embargo las declaraciones más polémicas de Viciosa llegan cuando el palentino lamentó que su marca no la hubiera batido un atleta con apellidos españoles. "Es un atleta que pongo en cuarentena, quiero dejar unos meses para que transcurra todo, que certifique esas marcas en los Juegos Olímpicos y se confirme que está totalmente limpio. Creo que con 50 años puedo permitirme el lujo de ser crítico. Y otra cosa que quizá no es políticamente correcta pero me gustaría decir es que me hubiera gustado que lo hubiese batido un atleta con apellidos castellanos".

Las palabras de Viciosa llegaron a oídos del propio Katir, que no tardó en responder al exatleta a través de su cuenta de Instagram con una aplaudida respuesta. "Para quien no sepa de quién es mi apellido, es un gran señor de origen marroquí. Mi gran motivación, un ejemplo a seguir, mi abuelo Mailud Katir. Este señor ha tenido que trabajar duro desde los 5 años, ha sufrido en la vida por temas de la guerra. Ya podéis juntar toda la vieja escuela, no hay comparación con este señor. Es un honor llevar tu apellido abuelo, sólo es el comienzo. Darme un 1 año más, creerme. Voy a entrenar, nos vemos enseguida".

El secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, también quiso salir en defensa de Katir tras las declaraciones de Viciosa y la respuesta del propio atleta. "Desde el CSD apostamos y trabajamos para que el deporte español promueva espacios de tolerancia, igualdad, inclusión y convivencia. Contamos con los mejores deportistas defendiendo un país abierto, tolerante y solidario".

Viciosa: "Le pedí disculpas a Katir por mis declaraciones y lo que le hiciera sentir mal"

A raíz de la polémica suscitada por sus declaraciones, el propio Viciosa ha publicado una carta de disculpa a Katir en el portal Corredor. "Me gustaría ver que, después de ver la entrevista publicada en la revista Corredor y en la que el periodista fue fiel a las declaraciones que realicé, los primero que hice fue enviar un mensaje a Mo Katir pidiéndole disculpas por mis declaraciones y por lo que le haya podido sentir mal. Además, también lo he hecho por haberle distraído de su preparación para los Juegos de Tokio".

Viciosa también relata cómo ha sido su experiencia con atletas de otros países para retractarse de las declaraciones que hizo sobre Katir. "En mis primeros años como atleta compartí habitación con corredores de Marruecos y pude conocer en profundidad a algunos de ellos, hablando de temas personales, de nuestras creencias o cómo eran nuestras familias. A pesar de profesar religiones diferentes, llegamos a rezar juntos y eso es algo muy íntimo para un creyente. Tan interesantes y fructificantes fueron estas experiencias que incluso otros atletas se acercaban, porque sabían que estábamos en un espacio de respeto y armonía. Ese es mi primer recuerdo con personas de otros países. Con el tiempo y ya siendo padre, a mis hijos le he ido educando siempre en el respeto y la solidaridad, siendo varios de ellos colaboradores con varias asociaciones en las que trabajan por la sociedad, por las personas más desfavorecidas, sin importar su raza o su origen. En casa jamás habrá oído hablar mal de nadie, sea del origen que sea".