EUROPEO DE BUDAPEST

Benedetta Pilato, a lo Pellegrini: 16 años y un récord mundial

La joven italiana logró el mejor tiempo de la historia en los 50 braza en una jornada de tarde en la que África Zamorano se metió en la final de los 200 espalda.

Benedetta Pilato.
Petr David Josek

La propensa natación italiana, cada vez más gigantesca, no para de derrochar talento. La eclosión de la última estrella ya se advirtió en el Mundial de Gwangju de 2019 cuando una jovenzuela de 14 años, Benedetta Pliato, se coló en el podio de los 50 braza entre Lilly King y Yuliya Efimova, dos de las mejores bracistas de la historia. Y esa advertencia se hizo realidad en este Europeo de Budapest. No esperó a la final la italiana. A lo Federica Pellegrini, su referente y el de todas, quien maravilló en Atenas 2004 con 16 años, batió el récord mundial de los 50 braza con esa misma edad. Sus 29.30 superan los anteriores 29:40 de la nortemaericana.

La prueba corta de la braza no es olímpica y Pilato debe todavía pulir los 100 aunque tiene todo el potencial para coger el testigo en esta prueba y llevar los récords a otro límite. Su irrupción recuerda a la de la lituana Ruta Meilutyte, oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con apenas 15 años, por delante de la mítica estadounidense Rebecca Soni. Este domingo, en la final, la italiana vuelve a competir con el reto de subir al podio y de mejorar incluso su registro. Efimova fue segunda con 30.25, un mundo.

Al margen del récord mundial, en clave española la jornada deparó la excelente noticia de la clasificación de África Zamorano para la final de los 200 espalda. La barcelonesa, nadadora del CN Sant Andreu, realizó uno de sus mejores registros (2:09.89). Las medallas requieren bajar de esos 2:09 donde se sitúa el récord de España. La mejor marca fue para la italiana Margherita Panziera (2:07.61).

Femke Hemskeerk.

Del desliz de Hosszu al título de Peaty

La jornada arrancó con la espectacular final de los 800 libre en la que ucranio Mykhaylo Romanchuk (7:42.61) y el italiano Gregorio Paltrinieri (7:43.62) dirimieron un pulso emocionante hasta el último momento, una antesala de lo que se espera en Tokio. El bronce fue también para el italiano Gabrielle Detti, con 7:46.10. Especial fue la victoria para la holandesa Femke Heemskerk (53.05), quien a sus 33 años logró su primer oro continental después de infinitos podios. En esta ocasión fue en los 100 libre, por delante para la francesa Marie Wattel (53.32) y de la británica Anna Hopkin (53.43).

No hubo sorpresas en los 50 braza, donde Adam Peaty repitió título con 26.21. El británico no tuvo rival e imprimió una marcha más que en las eliminatorias y semifinales, donde algún que otro nadador se acercó a sus guarismos. La plata fue para el bielorruso Ilya Shymanovich con 26.55, por delante del italiano Nicolo Martinenghi (26.68). También el ruso Eugeny Rylov se llevó los 200 espalda con más emoción de la esperada. Registró 1:54.46, mientras que el británico Luke Greenback hizo 1:54.62. El bronce se lo colgó el suizo Roman Mityukov (1:56.33).

Especial fue la victoria para la holandesa Femke Heemskerk (53.05), quien a sus 33 años logró su primer oro continental

En una final barata, con marcas discretas, Katinka Hosszu siguió con las dudas con las que ha afrontado este Europeo en la final de los 200 estilos. Una prueba infalible para Iron Lady, de 31 años; ahora se tuvo que conformar con el bronce con 2:10.12. La superó la israelí anastasia Gorbenko, de 17 años, que se llevó el oro con 2:09.99. La plata se la colgó la británica Abbie Wood, con 2:10.03. Gran Bretaña, Holanda, e Italia completaron el podio del relevo 4x100 libre, con récord  de los campeonatos para los ganadores (3:22.07).

Una de las marcas más destacadas de la tarde fue la del campeón de los 200 mariposa Kristof Milak, quien fue el primero en las semifinales de los 100 con el récord de los campeonatos, con 50.62. El húngaro tiene pensando desafiar a Caeleb Dressel en los Juegos de Tokio.