Barça Barça
39
FIN
19
Elverum Handball Herrer Elverum Handball Herrer

BALONMANO | CHAMPIONS LEAGUE

Exhibición del meta azulgrana Moller ante el discreto Elverum

El Barça completa el trámite de los octavos de final sin contratiempos y adaptando a Makuc a la posición de extremo

Ataque de Cindric.
Quique Garcia EFE

El Barça volvió a arrasar al Elverum noruego en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League, que como el primero también se ha jugado en el Palau, y que acabó con 39-19 para un total de 76-44. Es decir, esta eliminatoria impuesta por la EHF y que estaba fuera de las bases de competición iniciales, ha resultado un trámite para el Barça y un premio turístico y deportivo para los nórdicos, que no utilizaron al francés Abalo,

Se podría decir que Moller se bastó para frenar al Elverum con un 50 por ciento de paradas: encajó 18 tantos y se fue con 18 paradas y un gol, una excelente hoja de servicios en este día, aunque no es el primero del danés en los últimos meses.

Con la eliminatoria resuelta en el primer choque, en este encuentro estaba la vista puesta en el extremo izquierdo, como resolver la soledad de Pascual en su posición, no para ahora, sino para los encuentros que restan de Champions y con las bajas de Ariño y de Mortensen. Pasqui ofreció dos opciones: que jugase un rato sólo en ataque evitando el contraataque por la izquierda, y que Makuc actuase unos minutos en esa posición. El croata es muy bueno, pero de momento carece de la visión espacial de esa posición: hasta mediados de mayo no vuelve la Champions para el Barça, con lo cual tiene tiempo de ir asumiendo ese perfil.

Esta vez Janc y N´Guessan se quedaron fuera de la convocatoria, lo que permitió a Langaro mostrar su capacidad en el lanzamiento, y a Diocou brillar en el extremo derecho donde no a tardar mucho llamara a la puerta de la Selección.