AJEDREZ

Giri gana el torneo Magnus Carlsen en la 'ruleta rusa'

El neerlandés se impuso en la ruleta de desempate al ruso Nepomniachtchi, que había conseguido remontar en el último encuentro.

Giri gana el torneo Magnus Carlsen en la 'ruleta rusa'
Twitter: @chess24com

Anish Giri, un holandés de padre nepalí y madre rusa, nacido en San Petersburgo, se alzó con el título del Magnus Carlsen Invitational en la ruleta del desempate contra el ruso Ian Nepomniachtchi, que falló en el momento decisivo después de haber remontado en el último encuentro.

La trayectoria de Nepo en este torneo (venía de batir a los dos mejores del mundo a ritmo rápido, Magnus Carlsen e Hikaru Nakamura) asustaba a un jugador a menudo timorato como Giri: "(Nepo) Es tan ambicioso, rápido y temerario que puedes perder con blancas y con negras, incluso en una posición ganadora", afirmó el holandés.

El propio campeón del mundo, Magnus Carlsen, lo experimentó en sus carnes cuando, en el desempate de semifinales, trató de presionar al ruso en un final de tablas y terminó derrotado. El segundo y definitivo "match" comenzó con tablas, las quintas consecutivas en la final, aunque hubo opciones de ataque en ambos lados del tablero. La primera sangre se derramó en la segunda partida, una siciliana en la que prevaleció el ataque de Giri en el flanco de rey sobre el despliegue de las negras en el ala de dama.

Los dos jugadores caminaron sobre el fijo de la navaja en la tercera. El ruso se estaba quedando peor y decidió sacrificar la calidad (torre por pieza menor) para dejar al rey negro desguarnecido en el centro. Ante el peligro evidente, Giri devolvió la calidad para entrar en una línea de tablas por repetición.

Nepo necesitaba ganar la cuarta y última partida con negras para llevar la final al desempate, de ahí que eligiera la agresiva defensa siciliana para embarcarse en una batalla de enroques opuestos con la columna B abierta contra el rey blanco. Giri, que en las partidas anteriores había contrarrestado con un juego activo su tendencia al conservadurismo, volvió a incurrir en su vieja debilidad y Nepo le aplicó un severo correctivo que le permitió llevar el "match" al desempate, consistente en dos partidas de 5 minutos por bando.

El ruso desconcertó, con negras, al holandés en la primera y montó un ataque sobre el rey blanco que parecía ganador, pero infravaloró las opciones de su rival y un error lo dejó irremisiblemente perdido. La segunda del desempate careció de historia. Nepo se lanzó a un alocado ataque en busca de la victoria y Giri castigó, una a una, las debilidades que iba dejando la posición blanca para infligir a su rival una nueva derrota.

El encuentro por el tercer puesto entre los dos favoritos del torneo, Carlsen y Wesley So, no esperó a la cuarta partida para alcanzar un desenlace favorable al campeón del mundo. Después de sufrir dos revolcones consecutivos frente al norteamericano en finales del Champions Tour, Carlsen pudo, al fin, tomarse el desquite contra su reciente "bestia negra", pero el destino quiso que fuera en un escenario menor, en el "match" de consolación del torneo que lleva su nombre.

Liberado de la presión, el campeón del mundo recuperó su pegada para derrumbar a So en el primer encuentro con dos miniaturas, en 23 y en 25 movimientos que le dieron la victoria por 3-1. La superioridad del noruego tuvo continuidad en el arranque del segundo encuentro. Buscando siempre líneas secundarias, sacó de la preparación a So y lo aplastó en la primera partida, una nimzoindia que acabó en 38 movimientos.

Al norteamericano se le quitaron las ganas de prolongar la lucha. Carlsen no tuvo el menor problema para entablas los dos juegos siguientes y en menos de dos horas liquidó la contienda para llevarse el tercer puesto, un resultado modesto para un campeón mundial.