ATLETISMO | EUROPEO INDOOR DE TORUN

Éxito del 1.500 femenino: tres españolas en la final de Torun

Esther Guerrero, Marta Pérez y Águeda Muñoz estarán mañana entre las nueve atletas que se jugarán el título. "Mi objetivo son las medallas", asegura Guerrero.

Torun
Éxito del 1.500 femenino: tres españolas en la final de Torun
Rafa Payá

Esther Guerrero ha llegado a Torun para ser campeona de Europa de 1.500 metros. La atleta de Bañolas (31 años) no lo reconoce de forma tan rotunda, pero sonríe cuando se le pregunta por el objetivo: "Entrar en la final y pelear por las medallas". La campeona de España de la especialidad ha trabajado duro este invierno la parte aeróbica para ser mejor corredora y he mejorado muchísimo "por arriba" y en Torun ha dejado claro que deben contar con ella para todo.

Corrió con extremo control y cumplió lo previsto a la perfección. "El plan era correr rápido el último 500 para descolgar a mis rivales. Meterme en la final sin desgastar en exceso. Estaba muy alerta y estoy muy contenta", aseguraba a AS tras meterse en la final por puestos con 4:12.39. Un logro que firmaron también las otras dos españolas: Marta Pérez y Águeda Muñoz.

La atleta soriana de 27 años acabó cuarta en su serie con 4:11.27 y pasó por tiempos, mientras la segoviana de 21 años deslumbró quedando segunda en su serie con un impresionante 4:09.94, marca personal. "He corrido a muerte, lo he dado todo. Tenía claro que si petaba pues petaba. No me lo puedo creer", decía una emocionada Águeda.

Mañana a las 19:50 será la final, un sueño seguramente para Pérez y Muñoz y el primer paso para Guerrero.  "Yo quería estar en la final y era el gran objetivo. He preparado todo para este fin de semana y en la semifinal tenía medio cerebro pensando ya en la final. Voy a darlo todo y aunque puede pasar de todo mi objetivo es luchar por las medallas. No hay favorita clara, pero yo vengo del 800 y me da igual si la carrera es rápida o lenta", afirma la catalana.

Nueve atletas para tres medallas y un gran éxito del 'milqui' femenino español como explicaba Esther Guerrero: "Va a ser un privilegio compartir todo el campeonato con ellas, la convivencia es muy buena y para las tres es ilusionante. Tres españolas en una final de esta prueba no lo recuerdo y nos va a hacer mejores porque la rivalidad ayuda a mejorar". Y, como siempre, Esther tenía razón: nunca en la historia hubo tres españolas en la final del 1.500.