Barça Barça
36
FIN
27
BM Logroño BM Logroño

BALONMANO | LIGA SACYR ASOBAL

El Barça sentenció al Logroño en sólo la primera parte

El central Casado logró 10 tantos para los riojanos, que igualaron el parcial de la segunda mitad en el Palau

Langaro, ante su antiguo equipo.
Rodolfo Molina DIARIO AS

Como ya se sabía que el Barça iba a ganar porque a su ventaja habitual además contaba para este encuentro con la inferioridad que presentaba el Logroño. lastrado por las bajas y sin completar la convocatoria, el partido se vivió desde una perspectiva indiferente para ese resultado avisado de 36-27 (20-11). Sería injusto quedarse en la anécdota del marcador, al menos para el equipo de Velasco, el entrenador visitante.

El Barça cumplió con su papel, con ese riguroso trabajo semanal de ganar y ganar en la Liga, de  demostrar el respeto a sus rivales al no concederles nada. En la dinámica de siempre, con Gonzalo Pérez de intimidador, con Palmarsson en la grada, con Cindric de director de juego, con los relevos de reloj de casi siempre.

Así fue cimentando su ventaja hasta los nueve goles del descanso, un tanto de Mem, de falta directa y de carambola con el reloj a cero. Es decir, todos al vestuario con el encuentro decidido.

Tal vez por eso en la segunda parte se vio a un Logroño más libre, con el central Casado coronando su actuación con 10 tantos, una marca respetable de la que podrá presumir si guarda los recortes de a prensa (demasiado incrédulo lo dudaría sin pruebas): no hay en la Liga muchos que pueda decir los mismo, conseguirlos en el Palau.

Bien los pivotes, Moreira y Sikosek; aceptables con hermanos Cadarso, intensos Mingallón y Serradilla en defensa, acertado Rangel en la portería. Tablas en la segunda mitad, parcial equilibrado y un guiño para el cinco de marzo en Madrid, en los cuartos de final en la Copa del Rey. Porque ahora el Logroño sabe que no tiene nada que perder si juega a divertirse como en la segunda parte de este encuentro.