BALONMANO | MUNDIAL

Los campeones de Europa son semifinalistas del Mundial

Tras una espectacular primera parte, España mantuvo el tono para citarse el viernes (20:30, TDP) con Dinamarca. La lesión de Sagosen lo hizo todo más fácil.

Dani Dujsebaev aprovecha el espacio para lanzar
KHALED ELFIQI AFP

Tras una primera mitad de ensueño, España mantuvo el buen tono en la segunda parte y se clasificó para las semifinales del Mundial (viernes, 20:30 ante Dinamarca) al derrotar a Noruega 28-24 (21-15). Los bicampeones de Europa, en los momentos críticos de la segunda parte, tuvieron en Corrales un salvavidas espectacular. También es cierto que los doble subcampeones del Mundo se quedaron sin Sander Sagosen, la estrella del momento, por lesión, y no participó en el segundo tiempo.

Fue el mejor choque de España hasta ahora. Todo pasó por el gran encuentro de Rubén Marchán en el pivote, que en un día sobresaliente pasó con nota esta reválida. El pivote ademarista obligó a una defensa en 6-0 que no podía salir a los tiradores. Abrió espacios, marcó goles, bloqueó... fue su día, el de un pivote grande al estilo fe Julen Aginagalde. Y el otro protagonista, que se llevó el premio a mejor jugador del choque, el portero Rodrigo Corrales, posiblemente en su mejor encuentro con la Selección. Fue una sorpresa relativa que jugase de titular, y apagó a unos nórdicos domados por la velocidad de la defensa en replegarse. "Supe que iba a salir de inicio una hora antes del partido; Jordi Ribera nos da protagonismo a todos, nos rota y nos tiene descansados", se alegró el gallego,

España  firmó una de las mejores primeras partes en muchos años, sin darle mucho protagonismo a los extremos y sin permitir el ritmo a la carrera que tanto les gusta a los escandinavos. "Este equipo ha trabajado muchísimo para volver a la lucha por las medallas", decía al final del encuentro Raúl Entrerríos, que puso la pausa que interesaba, con Cañellas o con Sarmiento, y con un Álex Dujsebaev de líder en ataque, de creador del gol cuando todo iba mal: su último tanto a dos segundos del final en la primera parte, desde nueve metros, aniquiló a Noruega por lo que significaba,

No se puede olvidar que Sagosen no estuvo, que se fue pronto del partido, y aunque salió en la recta final, sólo fue para jugar un minuto. No podía. Quizá esa ambición suya de actuar en todos los minutos lo pagó en este encuentro: el físico le dijo basta. España es de otra manera, no depende de un jugador, y todos rotan, descansa, disfrutan y son protagonistas. "Quizá este partido haya sido el mejor de España en el Mundial", decía Álex Dujsebaev, que empezó de avanzado en el 5-1 en una España que tuvo esta seguridad en el 6.0 con Morros y Guardiola en el centro cuando se necesitó,

Por todo eso, y aunque en la segunda mitad se perdió el parcial por dos goles, España entra en las semifinales, que jugará ante Dinamarca, por la puerta grande, como en 1999, también en El Cairo. Y por otra parte, continúa la sequía noruega ante los españoles: 17 derrotas y un empate en los 23 últimos años. La historia continúa,