HOCKEY

Miralles, el arte del penalti córner

El internacional, que ha pasado esta temporada del CD Terrassa al Polo, espera acudir a los Juegos de Tokio. Participó en la última estadía de la Selección en Terrassa.

0
Enric y Marc Miralles.
Gorka Leiza.

Terrassa, que desde el pasado jueves alberga una concentración de la selección española que finaliza hoy, es la cuna del hockey, pero no todas las historias de sus mejores jugadores son idénticas. Hay algunas, como las de los hermanos Miralles, que no remiten a familiares que hayan conseguido éxitos con el stick, como los Amat, sino que para ellos este deporte les llegó de casualidad. Pero el hockey es tan hegemónico en la ciudad del Vallès que es imposible que no atrape. "Acompañábamos a nuestro abuelo al club y empezamos a jugar a hockey. Nos entusiasmaba y vimos que teníamos habilidades", explica Marc Miralles, internacional español.

Después de una vida ligada al club de Terrassa, Miralles ha dado el salto esta temporada al Club de Polo. Aunque no se pueden comparar las instalaciones y la repercusión de ambas entidades, el jugador considera que también en el Polo se respira el ambiente "familiar" que en Terrassa, donde su hermano Enric se hace un hueco también entre los profesionales. Por primera vez, ambos se ven las caras con camisetas distintas, dos carreras que están llamadas a unirse en el futuro en la Selección española.

Marc, el mayor, de 23 años, ya es un asiduo en las convocatorias de Fred Soyez. "Ahora tenemos una concentración en Terrassa y después empezamos a jugar partidos de la Pro League. Nos espera un año exigente con los Juegos en el horizonte. Ojalá pueda vivir esa experiencia", se frota las manos el jugador del club barcelonés, que cuenta con una virtud, los lanzamientos de penalti córner, que son clave en este deporte.

"De adolescente participé en un Campus de hockey y nos enseñaron la técnica. Para mí es lo más importante, mecanizar el lanzamiento. Desde entonces intento aprender de todos los especialistas"

"Cada vez tienen más importancia y los equipos los estudian más", explica Miralles, quien con 12 goles en uno de los pichichis del campeonato. "No me considero un goleador. Hay otros jugadores, como Pau Quemada, a los que les ves esa facilidad para buscar siempre la portería, ese instinto para cazar goles. Yo goleo más porque lanzo los penaltis córners", comenta. Un origen también casual: "De adolescente participé en un campus de hockey y nos enseñaron la técnica. Para mí es lo más importante, mecanizar el lanzamiento. Desde entonces intento aprender de todos los especialistas", valora.

Entre ellos está también Quemada. El veterano jugador es una referencia. Miralles, estudiante de márketing y un jugador que también destaca por su velocidad, considera que todavía tiene mucho para perfeccionar esos lanzamientos pese a su proyección: en 2018 ya fue considerado uno de los mejores del campeonato. El arte del penalti córner de un jugador con presente y futuro.