FÚTBOL SALA

El calvario de Sergio Lozano

El capitán del Barça se lesionó de gravedad en su rodilla el pasado viernes en Champions. El lunes se conocerá si se pierde lo que resta de temporada.

El calvario de Sergio Lozano
Barça Fútbol Sala

Las lesiones no entienden de rendimiento y momentos de forma. Un mal que cualquier deportista quiere eludir a toda costa, pero del que muchos no pueden escapar. Es el caso de Sergio Lozano, capitán y buque insignia del Barça de fútbol sala, al que le persiguen los problemas físicos desde hace años. El pasado viernes, durante el partido de Champions League en el que el Barça arrasó al Pristina de Kosovo por 9-2 para sellar su pase a octavos de final, el azulgrana se lesionó de gravedad en su rodilla y abandonó la pista entre lágrimas, consciente de su mala suerte y de la gravedad de la lesión.

De confirmarse los peores pronósticos de una resonancia que tendrá lugar el próximo lunes, 'El Búfalo' se perdería lo que resta de temporada. Una verdadera lástima ya que Sergio estaba siendo de lo mejor del Barça este curso, muy decisivo a base de rigor defensivo y goles en la mayoría de encuentros que se pusieron cuesta arriba para los azulgrana. Se trata de la tercera lesión de rodilla de larga duración para el internacional español en su carrera, a las que hay que sumar un buen puñado de roturas musculares, dolores de espalda, etcétera. Un historial cargado de desgracia pero del que gracias a su esfuerzo y constancia siempre ha regresado al más alto nivel.

No obstante, pese a conocer su propia capacidad de superación, Sergio se mostró abatido a través de sus redes sociales con las siguientes palabras: "A la espera de la resonancia magnética todo apunta a que me tiraré unos meses fuera, es algo difícil de explicar y difícil de entender, me encontraba en el mejor momento después de las operaciones, como dije mi mejor premio es volver a sentirme así, pero desgraciadamente parece que cuando vuelves a disfrutar jugando de lo que más amo, ¡me vuelvo a romper la rodilla! ¡Muchísimas gracias por los muchos mensajes de ánimo, realmente me siento muy querido y eso es un tremendo orgullo que, seas del equipo que seas, siempre tengáis unas palabras bonitas para mí! Ahora mismo lo veo todo negro e incluso piensas cosas que quizás te puedas arrepentir, pero también me conozco y cuando pasen unos días y todo vuelva a la calma tengo claro que volveré a enfocarme y poner todo mi esfuerzo en recuperarme al 100%".

Cabe señalar que en caso de confirmarse la rotura de ligamentos y siempre que la pandemia no vuelva a suspenderlo, Sergio llegaría a tiempo para disputar el Mundial de Lituania con la Selección Española del 12 de septiembre al 3 de octubre. Sólo queda cruzar los dedos ya que podemos esperar siempre lo mejor de El Búfalo, y eso no es otra cosa que volver todavía más fuerte.