PIRAGÜISMO

Paco Cubelos, sorprendido por los cambios de París 2024

El palista de Talavera de la Reina se mostró sorprendido por los cambios de pruebas para la cita de París, donde no podrá competir en la modalidad de K2 1.000.

El piraguista olímpico Francisco Cubelos vuelve a los entrenamientos en abierto tras la aprobación del proceso de desescalada en la localidad toledana de Talavera de la Reina.
Manu Reino EFE

Paco Cubelos, subcampeón mundial de piragüismo, no encuentra "lógica" a los cambios introducidos en el programa de los Juegos de París 2024, que entre otras novedades elimina la prueba en la que él será olímpico en Tokio 2020, el K2 1.000.

"En otro momento lo podría entender, pero después del aplazamiento a Tokio de 2020 a 2021, solo tendremos un ciclo cortísimo de dos años para adaptarnos a los cambios y buscar la clasificación un año antes de París, en 2023. Es muy poco tiempo, no deja margen de maniobra", aseguró el palista de Talavera de la Reina.

Según el programa deportivo de 2024 aprobado hace una semana por el COI, el piragüismo en aguas tranquilas verá reducida su cuota de 246 deportistas en Tokio a 236 en París. En el caso de las pruebas masculinas, en kayak solo se mantienen el K1 1.000 y el K4 500; desaparecerá el K1 200 y el K2 1.000 se sustituirá por el K-2 500.

"La reducción de cuotas afecta a todos los deportes. En kayak masculino hemos pasado de cinco pruebas en Río a cuatro en Tokio y tres en París. Pero los cambios de pruebas nos pillan totalmente por sorpresa, se hacen sin informar, sin buscar el 'feedback' de los deportistas", comentó Cubelos a Efe tras finalizar hoy un entrenamiento en el embalse madrileño de Picadas.

"Estas decisiones no benefician a nadie", afirmó. "No se puede hacer ninguna planificación a largo plazo. Ni nosotros, ni los entrenadores, ni las federaciones".

Paco Cubelos recordó cuando "en 2009 se cargaron la prueba de 500 m. y metieron la de 200, porque iba a ser la distancia llamada a resucitar el piragüismo, la más explosiva, la mejor para las televisiones. La gente empezó a especializarse. Y luego", añadió, "después de Río se eliminó el K-2 200, que era la más explosiva, y ahora vuelven a eliminar el 200 para meter el 500, en contra del 1.000".

"La federación internacional se escuda en criterios de audiencia de televisión, pero las estadísticas que yo veo no coinciden con eso", indicó.

"Todo se hace con cierta arbitrariedad, yo no le veo la lógica", insistió.

A su juicio, el programa de pruebas debería permanecer inalterado al menos dos ciclos olímpicos, para dar continuidad a la preparación de los deportistas. "De esa forma, ya sabrías lo que hay. Ahora, cuando te enteras ya no hay vuelta atrás".

Cubelos está clasificado con Íñigo Peña para competir en Tokio en el K-2 1.000. De momento, no quiere pensar más allá y cavilar sobre la distancia en la que competiría en París 2024.

"Ya competí en 500 en júnior. Y en los Juegos de Londres, en K-1 1.000. Yo quiero seguir, ya tomaré una decisión".

Lo que sí tiene claro es que la preparación sería distinta. "Los 500 son un minuto y medio, los 1.000 metros son más de tres, en un entrenamiento prima más la velocidad, en otro la resistencia. El prototipo de deportista es otro", señaló.

Cubelos está muy satisfecho con su trabajo de preparación para los Juegos de Tokio. Para él está empezando la temporada, después de un periodo de vacaciones en octubre.

"Durante en el confinamiento pude seguir entrenando bajo techo. En verano, en pocas semanas, recuperé todo lo perdido. Ahora empiezo la temporada con más motivación, si cabe, que la pasada. El objetivo de Tokio se tuvo que aplazar pero ya está más cerca", comentó.

Cubelos no dudaría en vacunarse contra la covid si ello fuera necesario para acudir a Tokio. "Como ciudadano de a pie" le preocupa la seguridad, pero confía plenamente en unos Juegos con todas las garantías sanitarias y, a ser posible, "con público para que el ambiente sea lo más parecido posible al de otros Juegos", afirmó.

"Pero estamos concienciados para cualquier cosa", dijo el subcampeón mundial.