INTERNATIONAL SWIMMING LEAGUE

El reto 'phelpsiano' de Dressel

El estadounidense, que quiere levantar el título de la ISL este fin de semana, aspira a una única triple corona individual en los Juegos de Tokio.

Caeleb Dressel.
ISL

Aún no ha nacido el nadador que sea capaz de ensombrecer la hazaña de Michael Phelps en los Juegos de Pekín 2008, cuando se colgó ocho medallas de oro. Ni siquiera un extraordinario Caeleb Dressel será capaz en Tokio de amenazarlo debido a sus características. Dressel es un velocista, el mejor, pero su botín no podrá superar los seis oros olímpicos. El abanico de Phelps abrazaba distancias entre los 100 y los 400 metros, mientras que su compatriota se centra en 50 y 100.

El estadounidense será la gran atracción de la final de la International Swimming League (ISL) que arranca este fin de semana en Budapest. Atrás han quedado cinco semanas de entrenamientos y competiciones junto al Danubio, una vida por y para la natación que refuerza el proyecto del empresario ucranio Konstantin Grigorishin. Dressel, que batió el récord del mundo de 100 estilos en piscina corta el lunes (49.88), liderará a Cali Condors en la gran final. Competirán junto a LA Current, Energy Standard y London Roar. El espectáculo está asegurado.

Para Dressel, que no había competido desde antes del confinamiento, la ISL ha supuesto una puesta a punto acelerada en su afán por hacer historia en Tokio. Aunque no podrá aspirar a tantos podios como Phelps, tiene ante sí un reto único: ser campeón olímpico en los 50 y 100 libre y los 100 mariposa. Nadie en la historia logró este triplete peculiar. Como apunta el portal SwimmingWorldMagazine, el estadounidense Matt Biondi estuvo a punto de lograrlo en los Juegos de Seúl, pero se quedó a una centésima del oro en los 100 mariposa.

Al margen de este objetivo, el estadounidense, que competirá con 24 años en Tokio, aspira a ganar tres medallas más en los relevos. Su versatilidad le asegura una plaza en los 4x100 libre y 4x100 estilos, así como en el nuevo relevo que se estrenará en la ciudad japonesa, los 4x100 estilos mixtos. Una prueba en la que Dressel ya se subió al podio en los dos últimos Mundiales.