31
FIN
28
España España

BALONMANO | EURO CUP 2022

Los Hispanos sufren en Hungría la primera derrota del año

La defensa española fue inconsistente, y sólo con el 5-1 se mejoró algo. Buen debut de Marchán, y estreno a lo grande de Chema

Tiempo muerto de Ribera

Campeones de la Euro Cup y de la Copa de Europa, hoy los Hispanos han sufrido su primera derrota del año en Veszprem al caer por 32-29 (17-13) ante Hungría en la primera jornada de la segunda edición de la Euro Cup, la 2022. Un resultado no tan malo como se presagiaba por momentos en la primera parte cuando los españoles caían por siete goles, y además, aunque las excusas no pasarán al historial de los encuentros, las circunstancias del partido tampoco permiten ser severos con los de Jordi Ribera, al choque con un entrenamiento colectivo.

Pongamos que la defensa no estuvo a su nivel, que el central Hanusz destrozó con su movilidad el 6-0 y siempre buscando el dos contra dos, que no hubo contactos con los lanzadores, que siempre hubo espacio entre los defensores y los atacantes. Sí, en los dos lados, pero en Hungría Mikler estuvo entonado y la portería española no.

Se mejoró algo con el 5-1 defensivo, con Odriozola de avanzado, pero no lo suficiente como para remontar el encuentro, aunque sí para maquillar la derrota gracias al acierto en el pivote del debutante, Rubén Marchán, que ratificó su calidad ofensiva en los seis metros. Ahora bien, España en este encuentro estaba lastrada casi en todo: por ejemplo, para darle los descansos al extremo Jaime Fernández, intenso en la pista, hubo que apostar por dos pivotes juntos porque no había otro; para sentar a Maqueda en el lateral derecho había que sacrificar a un diestro. Es lo que tiene una convocatoria de emergencia e incompleta.

Es posible que los húngaros tuviesen los mismos problemas, pero al menos disponían recambios naturales en todas las posiciones, y Chema Rodríguez, el palentino que debutaba al frente de Hungría, supo mandar su ataque sobre e pivote Rosta (siete tantos) y generar todo el peligro desde su posición. Cuando era el central de España con Juan Carlos Pastor siempre anticipaba las jugadas a los rivales, y como entrenador les está mostrando a sus hombres esa lectura avanzada en la pista. Suyo es el honor de la primera (y única) derrota de España en el año 2020.