BOXEO

Pugna por el mando único

Vasyl Lomachenko y Teófimo López se enfrentan este sábado para convertirse en el único campeón del peso ligero. El ucraniano llega como favorito.

Previa del Lomachenko vs Teófimo López: WBA, IBF y WBO del peso ligero.
Top Rank

Cuando el boxeo paraliza el mundo significa que un gran combate se va a dar. Este sábado sucede. Vasyl Lomachenko (14-1, 10 KO) y Teófimo López (15-0, 12 KO) se enfrentan en la burbuja que Top Rank ha creado en el Hotel MGM de Las Vegas para hacerse con el 'mando único del peso ligero'. Fuera de lo deportivo, la situación actual y otros aspectos que siguen restando credibilidad al boxeo, hacen que haya muchos apuntes previos. El más destacado, y que honra tanto a los púgiles como a la promotora y a la televisión que tiene los derechos, ESPN, es que han decidido no poner como PPV la pelea en Estados Unidos (si quieres saber cómo verla en tú país, pincha aquí), que iba a costar unos 75 dólares, y la emitirá en ese país a través del canal normal. Ganarán menos, pero es una medida para llegar a más gente y no castigar al aficionado en tiempos de crisis.

La otra llega con un nuevo lío de cinturones. Al aficionado esto le cansa, pero resulta curioso que no se pueda llamar unificación a un combate que realmente lo es. Lomachenko es monarca WBC, WBA y WBO y López lo es IBF. Todos los títulos, pero el WBC no puede estar en juego. El ucraniano fue nombrado 'campeón Franquicia'. No tiene mandatorios y solo puede poner el cinturón en juego si pierde y tiene una revancha. Eso sí, el Consejo aclaró que 'Loma' es su máximo campeón en el peso. Un despropósito. Al final, los aficionados cuentan que ambos son los únicos campeones de la división. El ganador se lo lleva todo, aunque en realidad no sería así para Teófimo.

Fuera de todo lo que rodea la pelea, el pleito ha sido vendido de manera magistral por Top Rank. Tiene al mejor boxeador libra por libra del momento y a un joven que puede serlo en unos años. Por ello, no han dudado en cruzarlos. El movimiento recuerda al que Canelo hizo con Mayweather en 2013. Puede perder en el ring, pero López da la sensación de que solo tiene que ganar este sábado. Por ello, ha calentado la pelea con sus declaraciones. Tiene todos los focos encima y quiere que su nombre sea recordado por todos. La apuesta de Top Rank con él es clara y por ello han trabajado tan bien con él. El combate llevaba sonando mucho tiempo y cuando en diciembre Teófimo logró proclamarse campeón mundial retó sin titubeos a Loma, quien estaba como loco por unificar un peso. Todos ganan. También el boxeo.

La pelea se ha vendido tan bien que al analizar fríamente el plano más deportivo puede llevar a engaño. López tiene una experiencia amateur de 170 peleas (150 victorias) y es campeón mundial. Se le debe respetar, pero se enfrenta a un doble campeón olímpico (397 peleas amateur y solo una derrota), monarca en tres divisiones en el campo rentado y que parece un escalón por encima del resto. Además, Teófimo solo ha disputado una vez doce asaltos en un combate. Un dato que puede parecer menor por su experiencia previa, pero 12 rounds contra alguien de la experiencia y el ritmo de Lomachenko puede ser mucho.

En favor de Lomachenko está que para esta pelea, después de varias llegando con molestias, ha hecho una preparación al 100%. En su contra, el tamaño. Él llega al peso ligero después de varias subidas de categoría y le ve que puede ser su tope. Por su parte, Teófimo se aprovecha de su edad para exprimirse en una categoría en la que no le queda mucho tiempo. Por tanto, tamaño y pegada, su principal arma sobre todo al principio, son sus puntos a favor. Técnicamente tenemos dos grandes púgiles, pero lo de Lomachenko es superlativo. No solo es la perfección en sus movimientos, también su cabeza, la cual le permite saber qué va a hacer el rival. Por todo ello, el ucraniano es favorito, pero nadie puede subestimar a López, de ahí que sea el combate más esperado del año. ¿Aguantará los bombazos de López? ¿Podrá impactarlo Teófimo? Muchas dudas, lo lógico cuando se habla de un combate de esta envergadura. Campeón contra campeón. El mando único del peso ligero, en juego.