ATLETISMO | MEETING TONI BONET

La lluvia impide ver las grandes marcas previstas en Ibiza

El gran cartel se vio empañado por la lluvia y el viento. Yulimar Rojas no registró un salto válido y Carro no pudo conseguir el récord racional.

La lluvia impide ver las grandes marcas previstas en Ibiza
Sergio G. Cañizares EFE

El estadi Can Misses de Ibiza vivió una nueva edición del Meeting Nacional de Atletismo Toni Bonet, esta vez pasada por agua. El evento se presentaba con un gran cartel y varios atletas de renombre, pero la lluvia y el viento no les dejaron lucirse y empañaron la tarde. Como viene siendo costumbre en estos tiempos, la competición estuvo marcada por las medidas contra el coronavirus: solo se permitió la entrada a atletas, entrenadores, jueces, personal de organización e invitados, y las pruebas vieron cómo el numero de participantes se reducía para garantizar distancia entre ellos. 

Precisamente la lluvia torrencial que cayó sobre la isla balear a última hora de la tarde impidió ver en acción a Yulimar Rojas, que pretendía "darlo todo". La venezolana, plusmarquista mundial y principal estrella del evento, intentó dos saltos -nulos ambos- antes de que la organización decidiese cancelar la prueba dadas las condiciones meteorológicas adversas. Solo la portuguesa Ana Margarida Oliveira (12.76) consiguió registrar un salto válido antes de la cancelación. 

Todavía sin la presencia de agua pero sí con un fuerte viento, la competición arrancaba con el 100 masculino. El más rápido, con +3.7 de viento, fue el cubano Yunier Pérez (10.53), que dominó la prueba hasta los metros finales, en los que a punto estuvo cerca de ser atrapado por Patrick Chinedu (10.59), segundo. Los 400 femenino se convirtieron rápidamente en un cara a cara entre dos atletas tras la lesión en la salida de Salma Celeste Paralluelo, de tan solo 16 años, que llegaba a la cita con molestias. La victoria final fue para Andrea Jiménez (55.32), plusmarquista nacional sub-20, aunque muy lejos de su mejor marca. Laura Bueno (56.59) fue claramente superada por la abulense y acabó segunda.

Llegaban las primeras gotas, e incluso los truenos y relámpagos. En los 800 masculino, Ignacio Fontes, que venía de brillar hace menos de una semana en Castellón, no pudo lucirse una vez más, ya que el granadino no se encontró cómodo en su distancia natural. Tras la selección de la primera vuelta, el primer puesto se decidiría entre dos corredores. La palma se la llevó Kevin López (1:48.27) haciendo gala de su experiencia y dejando a Edu Romero (1:48.97) a su sombra. Fontes (1:53.88) fue cuarto.

Ya bajo una fuerte lluvia y con el piso muy mojado arrancó el 1.500 femenino, que llegaba con un fenomenal cartel. Esther Guerrero demostró estar en un gran estado de forma, incluso para sorpresa de la de Bañolas. La atleta dominó la última vuelta y sumó una nueva victoria (4:16.09), seguida por Solange Pereira (4:17.97). La toledana Irene Sánchez-Escribano (4:23.50), quien llegaba en un buen momento, lo probó en una distancia que no frecuenta y sólo pudo ser séptima. El 3.000 masculino, disputados cuando más arreciaba la lluvia y soplaba el viento, resultaron ser un monólogo de Thierry Ndikumwenayo (8:02.50), atleta de Burundi de tan solo 23 años, que tras apartarse la última liebre se marchó en solitario hasta meta. A un mundo llegó en segunda posición Aarón Las Heras (8:08.52), corredor nacido en el año 2000.

A falta del triple salto, el plato fuerte de la tarde era el 2.000 obstáculos masculino, en el que Fernando Carro intentaría superar la plusmarca nacional (5:18.65 de Antonio Jiménez en 2005). Para favorecer el asalto del madrileño, la organización retrasó unos minutos la prueba, buscando que el tiempo mejorase. No fue posible, ya que seguía muy mojado el suelo y el viento seguía siendo protagonista. A cambio de no ver el récord, Carro y Dani Arce (5:27.43) regalaron una emocionante carrera. A punto estuvo de dar la sorpresa el de Burgos, pero un soberbio esfuerzo en los últimos metros de ambos resultó en una victoria por tan solo dos centésimas de Fernando Carro (5:27.41), que necesitará una nueva oportunidad, sin lluvia, para asaltar la mejor marca española en esta prueba.