ATLETISMO | DIAMOND LEAGUE

Warholm, récord de Europa y doblete; Hortelano se lesiona

Warholm corrió los 400 mv de Estcolomo en 46.87 y eso que tiró la última valla. Después ganó los 400 lisos. Hortelano no pudo terminar en su primer 200 en dos años.

Warholm, récord de Europa y doblete; Hortelano se lesiona
Diamond League

Karsten Warholm no deja de asombrar en el mundo de atletismo. Cada carrera suya garantiza un marcón y abruma a todos los rivales con su absoluto dominio. En su primer 400 vallas de la temporada, en la en la anterior prueba de la Diamond League, en Mónaco, el noruego corrió en 47.10 y este domingo, en Estocolmo y por la calle ocho, para moverse en una zona más abierta, voló para batir su propio récord de Europa con un registro de 46.87 y quedarse a tan solo diez centésimas de superar la plusmarca mundial que tiene Kevin Young (46.78) desde los Juegos de Barcelona 92. No obstante, se ve que la tiene a tiro. Si no hubiera tocado y derribado la última valla, Warholm, que ya poseía la plusmarca continental con 46.92, podría haber superado el crono del estadounidense. El segundo clasificado, el francés Happio, entró a casi dos segundos y medio.

La marca de esta estrella de tan solo 24 años, doble campeón mundial, es la mejor del año, récord de área, del mitín y de la Diamond League, y es la segunda más rápida de la historia en la distancia. No contento con su papel en las vallas, Warholm se apuntó por sorpresa a los 400 lisos. Y también ganó con holgura en 45.05 a rivales que tenían mejor crono que él. Increíble. Dos victorias en la vuelta al estadio en poco más de hora y media. Una gesta al alcance de muy pocos en carreras que a muchos profesionales les provocan vómitos y mareos. entre prueba y prueba, tuvo tiempo para chatear en Instagram. Y para colmo, Karsten había llegado a la capital sueca en autocaravana con su entrenador, Leiv Olav Alne, desde Ulsteinsvik, Noruega, a 992 km. 12h y media de viaje. Un genio. La pena es que no había público en las gradas para disfrutar de semejante exhibición.

Hortelano se lesiona

Llegaba a su primer 200 en dos años con mucha ilusión. “Estoy tranquilo, bien, con la cabeza calmada y el cuerpo a punto”, dijo a AS en la previa. Pero a la hora de la verdad, Bruno Hortelano no tuvo suerte en Estocolmo, en su regreso a la Diamond League, en la que no competía desde junio de 2018 (París). Por la calle 7, con la idea de correr abierto y con referencias, el español se lesionó y tuvo que detenerse antes de la curva en una carrera que podría haber dominado sin problemas, porque la ganó el británico Gemili con un crono de 20.61, asequible para Bruno.

Una lástima. "Ha sufrido un tirón en el isquio de la pierna izquierda. En la última serie del calentamiento notó algo. La salida bien, pero ha notado que se le subía el isquio en la curva, le ha dado un tirón y para evitar algo peor, ha decidido parar. Lo médicos le han vendado", comunicó su agente, Alberto Armas. "La verdad es que me sentí muy rápido durante 60 metros", dijo Hortelano a AS. "He notado que se me subía el isquio, me ha dado un pequeño tirón y para evitar el tirón gordo he decidido ya dejarlo. Creo que ha sido una buena decisión", explicó en un auto vídeo que publicó en redes sociales. "Desafortunadamente, en la última serie del calentamiento he notado algo en el isquio, pero llega un momento en el que no se puede hacer nada. Esto es una 'Diamond League' y no vas a renunciar a correr, así que he salido y he intentado lo mejor que he podido", añadió. "O se gana o se aprende y hoy ha sido un día para aprender. "Me he notado rápido en la salida, me he sentido par a par con los de la carrera. He sentido el aire en la cara y la velocidad, aunque hoy quizá haya sido 60 metros de eso, pero bueno, yo sigo y el sueño sigue vivo. Así que confío y mantengo la fe", finalizó.

Cabe esperar que la dolencia no se agrave y no le impida continuar con su progresión en lo que queda de temporada, con el objetivo de estar en los Nacionales de Madrid (12 y 13 de septiembre). Pero la desgracia le persigue.

Registro personal de Esther Guerrero

En una carrera de 1.500 rápida por el ritmo marcado por las liebres y dominada por la británica Laura Muir, que hizo la mejor marca de la temporada (3:57.86), la española Esther Guerreo fue séptima con su mejor registro personal (4:03.13), más de dos segundos superior a la que tenía hasta ahora (4:05.70). Bien colocada durante toda la prueba, Esther aguantó en el grupo perseguidor de Muir y aprovechó la corriente de la prueba para acabar con un gran crono.

Duplantis, marca de la temporada (6,01)

En la pértiga no hubo color. Nadie, ni siquiera el estadounidense Kendricks que decepcionó con tres nulos sobre 5,73, estuvo cerca de Mondo Duplantis. El plusmarquista mundial saltó 6,01 a la primera, la mejor marca de la temporada, tras rebasar sin fallo los 5,53, 5,73 y 5,83 como calentamiento. Después pidió que colocaran el listón a 6,15, para intentar batir el mejor registro de siempre al aire libre (sus 6,18 los consiguió indoor). Como le ocurrió en Mónaco, donde acreditó 6,00, no pudo con esa barrera.

Jesús Gómez, cuarto en 1.500

En unos 1.500 que se corrían con la pretensión de atacar el récord del mundo (3:26.00), Jesús Gómez fue cuarto en 3:33.46, una marca ligeramente inferior a la que logró en Mónaco (3:33.07). La prueba la ganó de nuevo el keniano Timothy Cheruiyot, pero lejos con sus 3:30.25, del registro histórico de El Guerrouj. Como en el Principado hace algo más de una semana, segundo fue Jakob Ingebrigtsen (3:30.74).