AJEDREZ

Nakamura vuelve a doblegar a Carlsen en la final

Hikaru Nakamura ratificó su excelencia en el ajedrez relámpago, al imponerse a Magnus Carlsen en el desempate de la final del torneo del noruego.

0
Nakamura vuelve a doblegar a Carlsen en la final

El estadounidense Hikaru Nakamura ratificó su excelencia en el ajedrez relámpago -es el número uno del ránking mundial-, al imponerse este domingo al noruego Magnus Carlsen en el desempate del tercer encuentro de la Gran Final del circuito que lleva el nombre del campeón mundial. Naka, que había ganado el primer "match" y perdido el segundo, vuelve a cobrar ventaja en la última batalla por el título del Magnus Carlsen Chess Tour, que se decide al mejor de siete encuentros de cuatro partidas de 15 minutos por bando.

El tercer asalto siguió el curso del segundo pero con los jugadores cambiados. Como el sábado Nakamura, Carlsen ganó este domingo con negras la primera partida, renunció a la ventaja de la iniciativa con blancas al aceptar tablas en 17 movimientos y en la tercera pagó la suficiencia con una derrota. El noruego, con defensa berlinesa en el primer juego, inclinó de su lado la batalla posicional, un escenario donde brilla con más intensidad el genio del campeón del mundo, que penetró con su dama en el corazón del enroque blanco para liquidar la contienda.

No existió la segunda partida. En apenas un minuto los dos jugadores firmaron las denominadas "tablas de Grandes Maestros" rápidas y se fueron a la tercera, en la que Carlsen pagó su frivolidad anterior. Después de meditar durante siete minutos, el campeón del mundo optó por una jugada (13...b4) que resultaba más que dudosa. Quedó ya en posición inferior y terminó por suicidarse entrando, tras un intercambio de material, en un final perdido. El marcador volvía a estar igualado antes de la cuarta y última al ritmo de 15 minutos.

Al mando de las blancas, Carlsen no encontró nada con la apertura de peón de dama. Naka se encontró cómodo en el medio juego y cuando se abrió la posición los dos sintieron el vértigo de una posible derrota y acordaron el armisticio por repetición de movimientos. Lo mismo que el segundo, el tercer encuentro se fue al desempate: dos partidas relámpago de 5 minutos por bando con 3 segundos de incremento por jugada.

En el primer minuto de la primera, Carlsen se olvidó de su peón de rey, que Naka se apresuró a engullir, y agravó su situación con 12...a5 que de dejaba en posición perdida. Un juego desastroso del campeón mundial que ofrecía nuevos síntomas de fatiga. No era el mejor día del campeón del mundo, como quedó demostrado, otra vez, en la segunda "blitz". Carlsen construyó una posición ganadora pero no acertó a rematar y, jugando a toda velocidad, Nakamura alcanzó unas tablas que le bastaban ganar el encuentro y tomar la delantera (2-1) en el marcador global de la Gran Final.