RUGBY

El protocolo anticoronavirus de World Rugby no convence

La Federación Internacional introduce 10 nuevas normas para limitar los contagios, pero se topa con el rechazo a asumirlas de ingleses y neozelandeses.

Bill Beaumont World Rugby
TORU YAMANAKA AFP

El rugby ya tiene un protocolo para los tiempos post-coronavirus. Más bien una parte del rugby, la que decida seguirlo, porque los profesionales de este deporte parecen poco propensos a hacerlo. La Federación Internacional, ha diseñado 10 nuevas normas con carácter temporal y opcional, destinadas a reducir los riesgos de contagio en un deporte de mucho contacto. Si no son obligatorias es porque no convencen a todas sus homólogas nacionales.

El motivo es que entran en conflicto con aspectos fundamentales del juego como la melé, los placajes o los mauls, y dos de las federaciones más importantes del planeta rugbístico, la inglesa y la neozelandesa, ya han asegurado que no implantarán este nuevo código en competiciones como la Premiership o el Super Rugby. Parece obvio que su negativa arrastrará a otras, como el Pro 14 o la Champions, y que la nueva normativa, que se detalla a continuación, tampoco se aplicará en los partidos internacionales. En lo que respecta al rugby español, desde la FER transmiten a este periódico que de momento no piensan

Nuevas normas

Melé

-No se reiniciará cuando se derrumbe, sino que habrá golpe franco el equipo que introducía

-A efectos de que eso último no suceda a menudo, los talonadores deberán favorecer con su pie de talonaje la estabilidad de la melé

-Si se produce un adelantado en zona de marca o el defensor impide el ensayo, el equipo que defendía saldrá con un drop desde su zona de marca

-No habrá opción de pedir melé en por golpe de castigo o golpe franco

Placaje

-Se introducirá una tarjeta naranja para sancionar los placajes altos, que hasta ahora se castigaban con la expulsión. Presumiblemente esta acarreará un castigo más grave que el sinbin

-Cuando se plaque arriba bloqueando el oval, el defensor que bloquea será retirado pero el equipo que defiende tendrá recompensa

Ruck

-Tiempos más cortos en los rucks antes de que el árbitro obligue a poner la pelota en juego. Se calcula que la conquista pasará de 5 a 3 segundos

-Descartada la posibilidad de pedir melé si no se levanta el oval de esta o de un ruck a los tres segundos. También si se guarda el balón en un maul que no consigue progresar

Maul

-Nadie que no forme parte de un maul desde su inicio puede unirse a él

-Solo se permite que un maul realice un movimiento hacia delante, no dos

Aunque a la luz de lo expuesto anteriormente todo esto puede parecer papel mojado, al menos para el rugby de élite, lo cierto es que la RFU inglesa trabaja en un protocolo propio que incluye hacer suyos algunos de estos cambios. Habrá que ver si finalmente los profesionales cambian hábitos o son las ligas amateur, como la española, las únicas en adaptarse a la nueva realidad. En ese sentido, según ha podido saber AS, la FER ahora mismo no piensa en utilizar estas normas en sus competiciones bandera. Su prioridad sería garantizar la seguridad en el rugby infantil para que las escuelas de los clubes puedan volver en condiciones. Aún así, la propuesta de la internacional se está estudiando y cuando el retorno de la competición quede más cerca se tomará una decisión.

Adicionalmente, World Rugby propone una serie de medidas de higiene para entrenamientos y partidos. Estas incluyen lavado de manos y cara antes y después de los partidos, desinfección periódica de los balones, botellas de agua e isotónicos individuales, cambio de equipaciones en el descanso siempre que sea posible, evitar las celebraciones que impliquen contacto, los escupitajos y sonarse la nariz. Para los entrenos, se recomienda que los delanteros trabajen en unidades separadas y ensayen la melé con máquinas en lugar de un pack contra otro, que se eviten los entrenamientos con alto riesgo de transmisión 48 horas antes de los partidos y que los trabajos de maul y melé se realicen al final de las sesiones.