NATACIÓN

Madrid Natación Club: los 16 valientes que desafían la crisis

Este grupo de nadadores, entre ellos Fran Arévalo, con opciones de ir a Tokio 2020, han decidido crear una nueva entidad acuática y les entrenará Kizierowski.

Fran Arévalo.
MNC.

En época de vacas flacas, en la que los clubes pierden ingresos debido a las consecuencias económicas y sociales del COVID-19, un grupo de 16 nadadores madrileños ha decidido nadar contra la corriente. Madrid Natación Club es el nombre, ya registrado, de una nueva entidad que cuenta con deportistas como Fran Arévalo, con opciones para clasificarse para Tokio 2020 en el relevo 4x200 libre, y que estará dirigido por el ex entrenador de la Federación Española Bart Kizierowski. "Es una buena idea, y creo que tener un club así es algo que faltaba", dice el polaco que reside en Madrid desde hace años.

La mayoría de estos nadadores proceden del Real Canoe. "En febrero empezamos a hablar la idea de crear un club basado en patrocinadores que pudiera sufragar nuestros viajes y los sueldos del staff. Tenemos muchas sponsors ya apalabrados", comenta Arévalo, que incluso cree que este proyecto puede ir más allá. "Tenemos una posibilidad buena hasta de construir una piscina", se aventura el madrileño, aunque por el momento deberán entrenarse en alguna instalación ya construida, como advierte también Kizierowski: "Estas crisis puede afectar, estoy en contacto con ellos a la espera de novedades".

Este grupo de entrenamiento, una vez avancen las fases de la desescalada, podía empezar a prepararse en la Blume, instalación que cuenta con espacio y en la que el técnico polaco fue su director de natación varias temporadas. Después, cuentan con apoyo financiero detrás en caso de que se necesiten costear otros recursos y otras infraestructuras.

Madrid Natación Club.

Madrid Natación Club.

Arévalo y Kizierovski, dos historias en la RFEN

Tanto Arévalo como Kizierowski han pasado por momentos clave en la natación española y esperan recuperar ese privilegio. El joven nadador, de 21 años, logró en el Open de España de 2018 en Málaga el oro en los 200 libre y la segunda mejor marca de la historia en los 400 libre. Pero, a las puertas de junio, fue sancionado por la dirección técnica por no acudir a una concentración en Tenerife. "Había repetido curso y quería centrarme en los exámenes. Decidí no ir, lo consideraron una falta de respeto y me dejaron sin Europeo", recuerda.

Justo después, acudió a Estados Unidos a entrenarse en Cincinnati, donde le acogieron con los brazos abiertos, pero a los seis meses decidió volver al ver que también evolucionaba debido a las diferencias de programas que existen entre ambos países. Desde entonces, se entrenaba en el Canoe: "No estoy dando pasos atrás, sigo en la lucha y lo intento a muerto". Íñigo Pravia, Beltrán Rodríguez y Óscar Pascual son otros de los nadadores que harán las veces de directivos.

Bart Kizierowski.

Todos ellos estarán dirigidos por Kizierowski, quien en el ciclo olímpico de 2012 a 2016 fue uno de los entrenadores más consolidados de la RFEN. El polaco llega con nuevas ideas: "Durante este tiempo he aprendido mucho, de fisiólogos, psicólogos y entrenadores. Creo que hay nuevas ideas de las que se hacen en España que pueden ayudar a mejorar la natación". El exnadador, que había sido velocista en su época, cree que trabajar esa explosividad es una de las debilidades del sistema español.

"Desde hace años aquí impera una filosofía para hacer fondistas. Ahí están los éxitos de Mireia, Joanllu Pons… No quiero quitar mérito, porque funciona, pero hay otras cosas más. No todo el mundo puede entrenar de la misma manera. Solamente Lidón Muñoz ha destacado en las pruebas rápidas", comenta. Ahora, quiere aprovechar esos conocimientos cuando se levante el estado de alarma y los clubes puedan volver a una cierta normalidad en el recién creado Madrid Natación Club.