CSD | IRENE LOZANO

"Estamos escribiendo una página en blanco, no puedes escribir El Quijote en un día"

Irene Lozano, presidenta del CSD, defiende la política del Gobierno y pide prudencia ante el plan de desescalada y la vuelta de las competiciones.

Irene Lozano, en una comparecencia como presidenta del CSD.
RAFA APARICIO DIARIO AS

La presidenta del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano, defendió el plan de desescalada del Gobierno ante la crisis por la COVID-19 y afirmó que está "escribiendo una página en blanco" en alusión a las medidas para el retorno de los entrenamientos y competiciones de los deportistas. "El Gobierno está escribiendo una página en blanco. Esto no ha pasado nunca y, cuando haya otra crisis, habrá estos protocolos y fases. No puedes escribir El Quijote en un día. Lo de ayer (por el martes) nos ha puesto el horizonte de las fechas hacia la nueva normalidad", comentó en la ponencia '¿Qué va a pasar con los grandes eventos' del evento online #ydespuesque? by Kooxda. La presidenta del CSD recordó que el próximo 2 de mayo cualquier ciudadano podrá practicar actividad deportiva "un ratito", aunque aún están trabajando con el Ministerio de Sanidad los detalles, entre ellos el posible establecimiento de franjas horarias y que se harán públicos este jueves, según anunció el ministro Salvador Illa.

Asimismo, desde el 4 de mayo se "reactivará" el deporte profesional y federado. "A partir de ahí, vamos a ir escribiendo cada día una página. Se está programando esa vuelta para el 4 ó el 11 de mayo en función de cómo evolucione la pandemia. Lo parecen lagunas es simplemente que debemos tomar decisiones en función del escenario", explicó. La secretaria de Estado para el Deporte lamentó que la pandemia de la COVID-19 "ha trastocado por completo" el mundo del deporte hasta el punto hacerlo "desaparecer momentáneamente". "Un futbolista italiano dijo que había aprendido que son mucho menos importantes que un panadero. Las estrellas del fútbol han visto que su actividad desaparecía", indicó. Irene Lozano agradeció la colaboración de los deportistas durante el confinamiento por la crisis sanitaria, ya que, según ella, han ayudado a "establecer la conciencia social" de que la población debía quedarse en casa para frenar la expansión del virus. "Ese parón en seco ha sido un shock", apuntó.

Lozano subrayó el daño económico que ha provocado la COVID-19 ha sido "tremendo", especialmente, en las federaciones deportivas, cuya principal fuente de ingresos son la organización de eventos deportivos y el patrocinio, que "han desaparecido". "Solo le queda una tercera vía, que son las subvenciones, y también se han visto afectadas", subrayó. En este sentido, la presidenta del CSD admitió que dicho impacto económico "es todavía difícil de calcular", y apuntó que la venta de bienes y servicios genera 489.000 millones de dólares (450.000 millones de euros) en todo el mundo. "Y todo eso se ha parado. Cuando volvamos a la nueva normalidad tendremos datos del sector. Resumiéndolo en una palabra: lo ha puesto patas arriba", expresó.

A su juicio, lo más importante en esta nueva etapa es que se "haga bien" la desescalada porque de dependerá que se puedan acortar los plazos hasta alcanzar esa nueva normalidad. "Como Gobierno me preocupa mucho que, en momentos de crisis, lo que demuestra la Historia es que los procesos se aceleran, y que lo que ocurra después depende mucho de decisiones que estamos tomando ahora", dijo. Para Lozano, no existe el dilema entre la salud o el espectáculo, pues el deporte como industria va a seguir "en buena forma" cuando se levante el confinamiento por la COVID-19. "¿Por qué no han funcionado los partidos enlatados? Porque la emoción de ver un partido del que no sabes cómo va terminar es irreproducible", reflexionó. Esa incertidumbre es la "esencia del negocio" y por ello es importante mantener la "integridad", la "justicia" y las "condiciones de igualdad" para proteger el producto televisivo.

Consideró que los partidos de fútbol a puerta cerrada son una "solución temporal", pero que si se alargaran a largo plazo todo el mundo creería que el juego "sería otra cosa" porque el público, especialmente las aficiones de algunos clubs profesionales, "interfiere" y "también juega". "Los deportes de equipo y de contacto también van a cambiar. Cuando se recupere el fútbol, el balonmano o el baloncesto los jugadores se van a acercar menos. Esto nos ha dejado a todos un cierto miedo al otro, casi existencial, y se va a reflejar en el deporte", auguró la responsable del Consejo.

No obstante, España puede lograr un cambio duradero después de esta crisis por la pandemia porque cuenta, para ella, con una de las dos mejores ligas de fútbol del mundo y el Real Madrid y el FC Barcelona, los dos grandes, figuran entre las diez mejores marcas españolas. "Es un buen momento para posicionarnos internacionalmente, esto sí es un cambio duradero. Cuando se producen estas disrupciones podemos buscar la parte donde somos fuertes y ser resilientes para que nuestras fortalezas nos hagan más fuertes", reseñó.