ATLETISMO

Van Niekerk renace

El sudafricano, de 27 años, gana tiempo para revalidar su oro olímpico de 400 en Río. "Mi objetivo es bajar de 43", dice el plusmarquista de la vuelta a la pista.

0
Van Niekerk renace

Si a un atleta le viene bien el retraso olímpico es a Wayde Van Niekerk. El sudafricano estaba llamado a ser el sucesor de Bolt tras los Juegos de Río 2016, en los que batió el récord mundial de 400 con 43.03. El atletismo buscaba un nuevo héroe y este veloz mestizo que bajaba de 10 en 100 y de 20 en 200 ya tenía preparada su ascensión al poder. Hasta que un día tonto de septiembre de 2017, en una exhibición de rugby todo se vino abajo. Se partió la rodilla, rotura de ligamento cruzado. Una lesión poco normal en un atleta, de las que hacen que los futbolistas no vuelvan a ser nunca el mismo. Wayde, con 27 años, ha pagado un precio de tres temporadas en la sombra, pero vuelve a ver la luz…

Este invierno europeo o verano sudafricano, antes del gran apagón del COVID-19, Van Niekerk corrió dos interesantes carreras. Un 200 en 20.31 y un 100 en 10.10, ambas en la altura de Bloemfontein. Su velocidad ha regresado. Ya no corre cojo, va fluido. “Nunca perdí el objetivo de que tenía que recuperarme por completo. Mi mente sabía lo que había que hacer para regresar, y ahí puse toda mi mente y mi corazón”, revelaba Van Niekerk en una entrevista a Olympic Channel. Pasó por cirujanos, por los mejores recuperadores en Qatar… Y 29 meses después del apagón regresó, con los Juegos en mente, pero también es cierto que, aunque resulte paradójico, le llegaban pronto.

Van Niekerk sigue ambicioso y con ganas de recuperar esa versión del hombre más rápido del mundo en la vuelta a la pista, la que le llevó a superar a Michael Johnson (43.18 era el récord del Expreso de Waco). “Mi mentalidad ahora es ser un competidor y eso no es porque me haya lesionado, pero tengo la imagen de lo que es ser un corredor perfecto”, decía El Soñador que se fija como meta bajar de 43. “Es mi meta, creo que puedo correr por debajo de 43 y verme tan rápido en 100 y 200 me motivó, fue una gran sensación. Tengo margen de mejora en todas las distancias”, seguía.

Pero el velocista reconoce que “respiro tranquilo” cuando se anunció el retraso olímpico. Uno, porque tendría más tiempo para preparar los Juegos de Tokio 2020, que ahora se han reprogramado para 2021. Dos, porque tendría la tranquilidad de no tener que someter a tanta exposición a Ans Botha, su entrenadora y autora del milagro Van Niekerk, que tiene 78 años. “Las noticias cada vez eran mas estresantes y aterradoras, porque veía como afectaba la enfermedad con la gente mayor y yo tenía que interactuar con Ans cada día”. Así que respiró con la suspensión: “Nos quitó mucho estrés”.

Así, cuando lleguen los Juegos, Van Niekerk podría llegar más preparado, con 28 años, y con rivales que ni siquieran se habían presentado en el panorama cuando el volaba como Steven Gardiner (última campeón mundial en Doha), el colombiano Anthony Zambrano o el sorprendente americano Michael Norman, otro que ha dicho: “Quiero bajar de 43”. Con ellos estará The Dreamer: “Tengo más hambre que antes”.