PÁDEL

Ari Sánchez ve "complicado" hacer torneos con muchos fans

Ari Sánchez, tercera mejor jugadora del mundo, el decreto del estado de alarma en España le pilló en Yucatán (México). Ahora pasa la cuarentena en Reus.

Ari Sánchez ve "complicado" hacer torneos con muchos fans
EFE

A diferencia de otros deportes que ya se encontraban en la parte final del curso o encarando la recta final de la preparación para los Juegos Olímpicos, el pádel acababa de dar el pistoletazo de salida cuando la pandemia del coronavirus obligó a parar la actividad. A Ari Sánchez (Reus, 1997), tercera mejor jugadora del mundo, el decreto del estado de alarma en España le pilló en Yucatán (México). Allí iba a disputar, junto con Alejandra Salazar, un torneo de exhibición desde el viernes 13 de marzo hasta al domingo 15. "Éramos conscientes de que la situación estaba complicada. De todas maneras, al final decidimos viajar. Pero el 'World Padel Tour', el organizador del torneo, acabó anulando la competición el jueves porque temía que no pudiésemos regresar a España", explicó Sánchez.

El domingo por la noche aterrizó en Barcelona gracias a unos billetes que les compró la misma organización. "Y de allí me fui directa a casa de mis padres, en Reus", dijo la jugadora catalana. La casa tiene jardín y le da muchas posibilidades para entrenarse durante el confinamiento, que Sánchez asegura que se le está pasando "bastante rápido". Su preparador físico, Toni Martínez, le ha hecho un plan de entrenamiento adaptado al material y al espacio del que dispone, sobre todo centrado en el trabajo de fuerza de piernas y brazos. El cardio, Sánchez lo hace gracias a una bicicleta estática. "Aparte, me monté una red en el jardín para no perder el toque. Y el psicólogo me pasa planes de visualización en la pista", señaló.

Días antes de viajar a Yucatán, Sánchez y Salazar habían sido finalistas en el Marbella Master, la primera prueba del año del circuito mundial de pádel. "Éste iba a ser el segundo año con Alejandra como pareja, el cual íbamos a afrontar con el plus de conocernos mucho más que en el anterior", explicó la número 3 del mundo con resignación. De momento, desconocen por completo cuándo podrán volver a entrenarse con normalidad y cuándo podrán volver a competir. "Veo complicado hacer torneos con mucho público a medio plazo", admitió Sánchez.

La idea inicial que tiene el 'World Padel Tour' es poner a finales de año los torneos que se anularán durante este período. Las ciudades y los respectivos organizadores quieren seguir albergando las competiciones y tan solo faltará que cuadren las fechas. "Los jugadores de pádel vivimos de los patrocinadores y de los premios de los torneos. Ahora no tenemos torneos y tenemos que hablar con los patrocinadores sobre cómo adecuarnos a la situación. Falta saber cuántos torneos podremos acabar jugando esta temporada", destacó Sánchez.

La jugadora admitió que una de las cosas más difíciles del confinamiento es "encontrar la motivación para entrenar cada día en estas condiciones y sin saber cuándo todo volverá a la normalidad y se podrá competir". Con esta incertidumbre es difícil hacer cualquier planificación de entrenamiento para estar preparada cuando regrese la normalidad. "Pero somos profesionales y es nuestro trabajo seguir entrenándonos", puntualizó.