JUEGOS OLÍMPICOS

"Tengo claro que quiero estar en Tokio 2021; yo no me rindo"

No le ha sorprendido el aplazamiento de un año de la cita olímpica, pero su filosofía es clara: volver a empezar para estar a punto para entonces.

"Tengo claro que quiero estar en Tokio 2021; yo no me rindo"
Lavandeira jr EFE

El marchador madrileño afincado en Cataluña, Jesús Ángel García Bragado ha dejado clara su intención de estar en Tokio 2021 después de haberse  hoycomunicado el aplazamiento de un año de la cita olímpica del próximo verano porque, "si tenía claro que iría a Tokio este verano, lo tengo igual que voy a estar allí el próximo año".

No le ha sorprendido la rápida decisión del Comité Organizador especialmente porque, " cuando las Federaciones de Atletismo y Natación de Estados Unidos amenazaron con el boicot el sábado ya fue la sentencia".

 El confinamiento en casa del marchador está siendo especial. Su compañera y entrenadora Montse Pastor esta internada en un hospital con problemas respiratorios, pero espera que en unos días vuelva a casa. "Está más o menos bien y espero que supere esto, que lo hará y esté pronto aquí", señala.

A sus 50 años, los juegos de este año iban a ser los octavos de su dilatada carrera y tenía pensado retirarse después de ellos. Solo tres deportistas tienen más participaciones que él: el jinete canadiense Ian Millar, con 11 presencias; el regatista austríaco Hubert Raudaschl y el tirador letón Afanasijs Kuzmins, con nueve.

Garcia Bragado considera que "me he estado preparando para estos Juegos, los últimos de mi carrera deportiva y no he perdido en absoluto la ilusión para poder estar en el 2021. Eso dependerá ahora también de lo que decida el comité técnico de la Federación Española".

El octavo puesto en el Mundial de Doha del pasado mes de septiembre, donde con 49 años 11 meses y 11 días fue el atleta más veterano de la historia en un Mundial,  le dio la plaza olímpica y recuerda que "han sido los 50 kilómetros más duros de toda mi carrera y si superé eso y ahora esto del coronavirus como no voy a luchar por estar en Tokio 2021".

"Lo que quiero pensar es que esto es como cuando se para un partido y empieza de nuevo otra vez donde estaba el balón. Así que hay que mirar hacia delante y lo tengo claro", ha añadido.

Ha reconocido que en el tramo final de su preparación para la cita olímpica de este año había pasado por algún problema muscular y de articulación que le había hecho ralentizar la preparación. "Ahora, con un año más por delante espero superar estos problemas, he sufrido varias operaciones durante mi carrera y tengo intentar prepararme bien y estar ahí. Había muchas razones para poder competir por última vez en 2020; ahora mi última vez será 2021".

En cuanto a su rutina de entrenamiento en casa bromea diciendo que "he convertido el salón en un gimnasio y tenía cosas para hacer ejercicio que me había ido comprando y que las tienes en el armario. Las he sacado y ahí estoy, dándole fuerte. Espero que la Federación nos mande la cinta de correr que nos ha prometido".