EUROPEO DE BUDAPEST

La natación también se queda sin Europeo, aplazado a agosto

La LEN anunció este viernes que se suspenden la categoría absoluta que aglutinaba natación, sincro y saltos del 11 al 24 de mayo en Budapest por el Covid-19.

Hosszu y Mireia.
MICHAEL DALDER

El calendario de un deporte tan científico y milimétrico como la natación ha sufrido un seísmo de dimensiones incalculables a causa del Covid-19. El último gran campeonato en caer ha sido el Europeo de natación, sincronizada y saltos que se debía disputar del 11 al 24 de mayo en el Duna Arena de Budapest. Todas las competiciones en Europa están paradas hasta junio. Otro contratiempo con los Juegos de Tokio, que arrancan el 24 de julio, aún programados.

La LEN ha anunciado este viernes la decisión después de que el jueves su presidente, Paolo Barelli, ya dejara caer que este Europeo no tenía sentido. “Es ridículo seguir hablando de organizar los Juegos de Tokio en julio”, espetó para los medios italianos, país que está sufriendo de raíz las consecuencias del coronavirus. Unas declaraciones que desprendían ya una voluntad de detener las competiciones que estaban bajo su paraguas.

“Después de consultar con nuestros grupos de interés, hemos establecido una fecha tentativa para los campeonatos, del 17 al 30 de agosto", dijo el presidente Barelli en un comunicado este mediodía. "Sin embargo, en esta etapa es difícil, si no imposible, planificar con un plazo definido, por lo que acordamos con los organizadores húngaros reevaluar la situación a fines de mayo o principios de junio para ver si podemos confirmar estas fechas como oficiales".

“Nuestro compromiso y prioridad comunes es proteger la salud de los atletas y darles las mejores condiciones posibles para competir en un ambiente seguro y, al mismo tiempo, celebrar un gran evento acuático, algo que Hungría siempre ha entregado con excelencia”, recalcó el presidente de la LEN.

Los organizadores mantenían la esperanza de albergar la cita, pero desde hace días ya se barruntaba esta opción. Hungría ha cerrado fronteras. “Todos deseamos ver puestos llenos en el Duna Arena. La atmósfera mágica creada por los espectadores se ha convertido en una marca registrada de los eventos acuáticos en Budapest: los atletas participantes merecen disfrutar eso una vez más. Y, por supuesto, también merecen la oportunidad de tener preparaciones de calidad antes de los grandes eventos, ya que hoy en día es casi imposible entrenar adecuadamente. De hecho, pocos han sido tan golpeados como los competidores en deportes acuáticos donde los preparativos de piscinas serían imprescindibles ”, dijo Tunder Szabo, ministro de deportes.

Si se discute la organización de unos Juegos en julio en Japón, la celebración de un Europeo en mayo en el corazón ahora mismo del Covid-19 y con deportistas de todos los países no tendría demasiado sentido, argumentan desde la LEN. La decisión también afecta al campeonato Máster, que se debía disputar en la misma ciudad húngara justo después.