ATLETISMO | NACIONALES DE CROSS

Carlos Mayo e Irene Sánchez se doctoran con exhibición

El fondista ganó el título en Zaragoza, en su casa. La fiesta la completó Abadía, su compañero de entrenamiento, plata. Mario Mola fue séptimo. La toledana venció en mujeres.

Carlos Mayo e Irene Sánchez se doctoran con exhibición
RFEA

Toni Abadía y Carlos Mayo estuvieron seis semanas refugiados en la altitud de Bronchales (Teruel). Lo hicieron en el momento que los Nacionales de cross serían en Zaragoza, en su casa, con el aliciente de Mario Mola, tricampeón del mundo de triatlón, como reclamo mediático (acabó en un buen séptimo). “Hemos entrenado como nunca, estamos en nuestro mejor momento”, revelaban los dos discípulos maños de José Luis Mareca. No iban de farol. Mayo fue oro y Abadía, plata. Mayo cursó la carrera de Medicina, como Irene Sánchez-Escribano, la vencedora femenina.

A los seis minutos de carrera ya habían saltado por los aire el guión y Abadía y Mayo se marchaban en solitario. Éxtasis en el Parque Lineal Plaza Zaragoza, junto al aeropuerto. Para Mayo y Abadía se trataba de repetir las series brutales que hicieron cuando bajaban de los 1.569 metros de Bronchales a las pistas de Teruel. Un ritmo tremendo fraguado en descanso, esfuerzo y horas de Playstation para quitar hierro a la vida monacal.

Oumaiz, defensor del título, que había decidido no correr esta cita y luego realistarse dos días antes, era el único que trataba de cazar a los aragoneses. Y a mitad de carrera, Mayo se había ido. La carrera estaba rota. Carlos, la gran promesa del cross castigada por las lesiones, había dado un golpe.

Sin embargo, Oumaiz tenía algo más. Cuando Mayo se escapó, Abadía se desinfló y el nerjeño lo cazó. Un nuevo giro al guión. El futuro tornándose en presente. Dos joyas del atletismo, Oumaiz y Mayo en un mano a mano. Con Abadía como sufridor vigilante. El ‘búfalo’ Toni daba caza a Oumaiz. El que iba sólo a meta, levantando las manos era Mayo. Emocionadísimo. Tanto que se paró antes de tiempo a celebrar. Tenía fuerza y siguió.

“Me la jugué, sabía que estaba muy fuerte por arriba. Me asusté cuando se quedaba Toni, que al final ha sido plata. Genial”, decía Mayo. “Siempre soñé con algo así”, decía Abadía: “Cuando te gana una persona así, que ha trabajado tanto, te sientes parte de ese oro. Claro que habría querido ser yo, pero si lo gana Carlos sienta muy bien”.

Tras ellos llegó Oumaiz, y Mario Mola firmó un buen séptimo puesto a 42 segundos de Mayo. Cumplió con los mejores pronósticos que le daban como top-ten nacional. Llegó tras los tres primeros y de Dani Mateo, Chiki Pérez y Fernando Carro, y batió a muchísimos especialistas.

Clasificación masculina

1. Carlos Mayo, 29:07

2. Toni Abadía, 29:21

3. Ouassim Oumaiz, 29:26 (primer Sub-23)

4. Dani Mateo, 29:37

5. Chiki Pérez, 29:41

6. Fernando Carro, 29:46

7. Mario Mola, 29:49

8. Yago Rojo 29:56

Irene Sánchez-Escribano gana su primer oro

Robles, Irene Sánchez-Escribano y Paula González, en el podio.

En la carrera femenina, Irene Sánchez-Escribano aceptó sin complejos el papel de favorita. La toledana, de 27 años, impuso su tren desde el comienzo de los 10,3 kilómetros, sin miedo al viento y al desgaste. Y cumplió. Porque al paso de la primera vuelta ya había descolgado a sus rivales. Sólo su amiga y compañera de entrenamientos Mariajo Pérez saltó al ataque. Sólo iba un cuarto de prueba…

Pero Sánchez-Escribano lo tenía claro. Sus piernas funcionaban y el ritmo era el que ella quería. Corría de frente como acostumbra a hacer en obstáculos. Sensación de paseo, sin rictus de sufrimiento. El oro era suyo, estrenaba palmarés como campeona de España de cross. Un título importante también para Antonio Serrano, el entrenador de La Solana que dirige a ambas y este domingo era su cumpleaños. Irene le brindó un oro en víspera de los Juegos de Tokio para los que ya tiene mínima en 3.000 obstáculos.

“Me escapé desde el principio y al final se me hizo algo larga la recta de meta. Toda la temporada de cross estuve muy en forma, venía como favorita. Tenía dos platas y quería luchar por el oro. Al fin lo he conseguido”.

La plata fue para la andaluza Carolina Robles, que este invierno ha dado su gran salto de calidad. Y el bronce lo cazó la asturiana Paula González. Cuarta y oro Sub-23 fue la asturiana Isabel Barreiro, que batió a Lucía Rodríguez, segunda Sub-23 y quinta de la carrera.

Clasificación femenina

1. Irene Sánchez-Escribano, 34:25

2. Carolina Robles, 34:36

3. Paula González, 34:43

4. Isabel Barreiro, 34:48 (primera Sub-23)

5. Lucía Rodríguez, 34:53 (segunda Sub-23)

6. Elena García Grimau, 35:06