BALONMANO | COPA DEL REY

Entrerríos: "Es inevitable pensar que todo va demasiado rápido"

Raúl Entrerríos, capitán de los Hispanos y buque insignia del Barcelona, disputa este fin de semana la Copa del Rey en Madrid. Con 39 años, se retirará tras Tokio 2020.

Raúl Entrerríos
CHEMA DIAZ DIARIO AS

Cada día que pasa esta temporada es uno menos que queda para ver jugar a Raúl Entrerríos, ya que su despedida del balonmano tiene fecha fijada. El central del Barcelona y capitán de los Hispanos, con los que se proclamó campeón de Europa por segunda vez de forma consecutiva, se retirará este verano tras los Juegos Olímpicos de Tokio. El asturiano, de 39 años, sigue a un gran nivel de juego, pero la decisión ya no cambiará. Estos son los últimos meses de Raúl en activo y este fin de semana será su última visita a Madrid para disputar un torneo. Será la Copa del Rey, conquistada por el Barcelona en sus últimas seis ediciones, y cuyos ocho finalistas se verán las caras en la Caja Mágica de Madrid de viernes a domingo. (Consulte aquí el cuadro final). Antes de arrancar el torneo, Raúl Entrerríos atendió a AS en pleno centro de Madrid.

-¿Cómo afronta el equipo esta Copa?

Con la máximo ilusión y ambición de conseguir este título. Siempre salimos a competir, independientemente de la competición que tengamos por delante, y más teniendo en cuenta que este formato puede hacer que ocurra cualquier cosa. Tenemos que estar más alerta aun si cabe.

-El Barcelona llega en un gran momento con una brillante actuación en Europa, el gran objetivo de la temporada.

Sabemos que esta competición es diferente. Es cierto que venimos después de unos grandes partidos en Champions que nos permiten estar en cuartos de final de forma directa, que era uno de los objetivos que nos marcamos a inicios de temporada, pero inmediatamente nos llega otro como este, que es muy especial y que queremos llevar para Barcelona.

-En 2020, apenas ha podido tener descanso.

Después del Europeo sabíamos que teníamos partidos clave en Champions y esta Copa del Rey a continuación, por lo que no ha habido mucho tiempo para desconectar de la alta competición. Vamos a intentar cerrar este tramo con un título, seguir esta dinámica positiva que llevamos y afrontar el futuro con más seguridad.

-Juegan en Madrid, una ciudad que en el balonmano del máximo nivel está teniendo menos presencia en la última década.

Creo que es muy importante que la competición pueda celebrarse en un escenario como este. Todos conocemos la importancia de Madrid a nivel organizativo y nuestro deseo es que esto siga creciendo, sabemos que hay base, que hay afición al balonmano y estamos encantados de venir aquí. Con toda seguridad la Copa estará bien organizada, con mucha afluencia de público y vamos a intentar dar el mayor espectáculo posible para que esto se repita en el futuro y para que la gente se siga enganchando.

-Para usted, es su última Copa del Rey.

Siempre es especial participar en una Copa y más cuando entiendes que esta es la última oportunidad que tienes de hacerlo. Hay que asimilarlo como lo que es, intentar disfrutarlas como las anteriores, intentar competir al máximo como en cada partido y en cada competición y una vez que termine, y si todo va bien, disfrutarlo.

-El final de su carrera deportiva, que usted mismo ha elegido, está a la vuelta de la esquina.

Es importante saber y poder hacerlo en el sitio que quieres, de lo cual me siento orgulloso, pero también es inevitable pensar que todo va demasiado rápido, no estos meses, sino la temporada en sí. Ha pasado volando. Afrontamos estos últimos partidos con muchísimas sensaciones, muchísimas emociones que hay que intentar controlar y la mejor forma de hacerlo es salir a competir como siempre.

-¿Su decisión tras Tokio es irrevocable?

Así es. Si el seleccionador cuenta conmigo una vez más para estar en los Juegos sería un broche excepcional para poder cerrar una carrera. Intento no centrarme mucho en esto porque la competición avanza rápido y no hay tiempo para mirar más allá. Tengo que pensar en el día a día.