ATLETISMO | PÉRTIGA

Duplantis vuela más alto que nadie: récord mundial con 6,17

El sueco de 20 años, que ya estuvo cerca de lograrlo la pasada semana en Düsseldorf, superó este sábado en Polonia la plusmarca de pértiga de Lavillenie.

Armand Duplantis tiene 20 años y lleva con una pértiga en las manos desde que tenía 3. Así es más fácil explicar la historia de cómo este sueco, nacido en Lafayette (EE UU), logró batir el récord mundial de salto de pértiga en Torun (Polonia). Con un vuelo asombroso, de 6,17, que deja atrás en las listas a Renaud Lavillenie (6,16) y Sergey Bubka (6,15). De nuevo hay que decirlo, sólo tiene 20 años y es profesional desde 2019. Es el atleta del futuro.

Lo de Mondo no fue ninguna sorpresa. El pasado martes, en Dusseldorf ya hizo un intento sobre 6,17 que derribó el listón por una mala colocación del codo, pero el tema estaba superado. En la pista polaca la historia se repitió. Puso el listón primero en 5,52 y parecía un chiste, luego lo llevó a 5,72 y lo pasó como un calentamiento. Sobre 5,92 y 6,01 fácil. Duplantis entra con una velocidad bestial al cajetín y la pértiga que dobla le hace salir disparado hacia arriba. Antes le costaba controlar ese vuelo. Ya no...

Así, pidió de nuevo 6,17. Tentativa de récord del mundo. Falló el primero, pero el segundo fue certero. Certerísimo. "Para mí la pértiga es como montar en bicicleta, algo natural", decía en una entrevista a AS este sueco nacido en Estados Unidos, que es íntimo amigo de Renaud Lavillenie, el primero que avisó que su récord de 2014 en Donetsk (6,16) corría peligro de muerte.

Lo batió Duplantis, ese chico que saltaba en su casa de Lafayette en Luisiana junto a su padre Greg, un antiguo pertiguista que apuntaba la evolución de su hijo cada año. Con 18 años llegó a 6,05, con 20 ya está en 6,17. "Para mí esto es un juego, hay para gente que la pértiga es extraña, a mí me resulta natural".

Duplantis todavía podrá mejorar su plusmarca en esta temporada invernal porque está inscrito en Glasgow (15 de febrero), Lievin (19 de febrero) y Clermont (23 de febrero), esta última cita es en la ciudad de Lavillenie, a la que Duplantis ya ha ido muchas veces a entrenarse para mejorar su técnica. Ha nacido una estrella. Se llama Mondo Duplantis y ya es el pertiguista que más alto ha volado nunca. Encima, en año olímpico.

"El récord es algo que buscaba desde que era un niño, y aquí estoy. Es una buena manera de comenzar el año, la verdad", cerraba Duplantis tras abrazar a su madre Helena, una antigua heptatleta y jugadora de voleibol, que acompaña a su hijo en este gira europea. Otro dato: batió la plusmarca en tan solo su segunda competición de 2020.