BOXEO

Deontay Wilder relata cómo el boxeo le salvó del suicidio

En el adelanto de una entrevista a BT Sport, el estadounidense reveló el drama que sufrió antes de entrar en el boxeo. El próximo día 22 peleará con Tyson Fury en Las Vegas.

Deontay Wilder golpea a Tyson Fury durante su combate por el cinturón WBC del peso pesado en el Staples Center de Los Ángeles.
Harry How AFP

La vida de Deontay Wilder al otro lado del ring esconde una increíble historia de superación personal. Antes de su pelea del próximo 22 de febrero ante Tyson Fury por el cinturón WBC de los pesos pesados, 'El Cañonero de Bronce' (Bronze Bomber) quiso desvelar en el adelantó de una entrevista a BT Sport cómo el boxeo le sacó del pozo de la depresión en la que se encontraba.

Con tan sólo 19 años Wilder fue padre de la pequeña Naieya, que nació con espina bífida. El púgil de Tuscaloosa tuvo que hacer frente a grandes pagos para los tratamientos de la pequeña e incluso llegó a pasar por un periodo de depresión en el que pensó en el suicidio. "El momento más duro de mi vida fue hace muchos muchos años. Pienso que cuando mi hija nació en 2005. El año 2006 fue muy difícil para mí. Perdí a mi familia. Tenía una pistola en mi regazo y estaba listo para suicidarme. Esos pensamientos vienen a tu cabeza cuando estás pasando algún tipo de depresión o cosas diferentes en tu vida. Piensas que la única forma de acabar con ello es terminando con tu vida. No piensas en nadie más, sólo en ti"

Wilder detalló cómo fueron esos duros meses en los que, gracias al boxeo, logró salir adelante. "Fue muy duro, con 19 años tuve a mi primera hija con una discapacidad. Rezamos para que todos los niños nazcan sanos y tengan una oportunidad en la vida, especialmente cuando eres joven e intentas abrirte paso en la vida y encontrar tu propio camino. Y entonces tienes una tarea más grande frente a ti y tu hija necesita más amor que un niño normal y apenas llegas a fin de mes y apenas tienes dinero en tus manos. Vas pagando cheque a cheque. Lo he hecho. He estado ahí, sé lo que se siente".

Así empezó la carrera en el boxeo de Wilder, que en los Juegos Olímpicos de Pekín logró ganar la medalla de bronce en los pesos pesados antes de dar el salto como profesional ese mismo año. Desde entonces ha sido una de las grandes figuras de este peso a nivel mundial tal y como demuestran sus 42 victorias (41 por KO) y un sólo empate en 43 combates. Su único empate fue precisamente ante Tyson Fury, el rival ante el que se medirá el próximo 22 de febrero en busca de una de las victorias más importantes sobre un ring de boxeo, el lugar que le salvó la vida en sus momentos más difíciles.