BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Raúl Entrerríos: "A mi carrera le falta jugar una final olímpica"

El capitán de la Selección española, campeón de Europa y del Mundo, asegura que su retirada este año "es definitiva e irreversible"

Raúl Entrerríos.
ANTONIO BRONIC REUTERS

El asturiano Raúl Entrerríos (38 años, Gijón), capitán de la Selección, el segundo jugador con más partidos internacionales en la historia española (263 antes de enfrentarse a la República Checa). está disputando su último Campeonato de Europa. Su carrera deportiva ya tiene fecha de caducidad: en septiembre ya será un jugador retirado y enrolado en el el cuerpo técnico del Barcelona, ciudad en la que está afincado tras sus diez años en el equipo azulgrana.

-Tal y como está jugando, con su físico y sus condiciones físicas y técnicas, da la impresión que su retirada es un poco precipitada.

-La decisión ya está tomada y es irreversible. Cuando decidí que era mi última temporada ya lo valoré. Voy a cumplir 39 años y creo que es una edad en la que ya tienes que pensar en otras cosas que no sean los partidos y los entrenamientos. Creo que me voy a ir como quería, y dejando un buen recuerdo. Era un compromiso que tenía conmigo mismo.

-En otro deportes, o en otra Liga, en las canchas españolas tendrían que homenajearle por todo lo que ha dado a la Liga española. En Nava creo que lo hicieron.

-Siempre le estaré agradecido al Nava por su detalle conmigo. No sé lo que tienen que hacer los equipos donde voy a jugar por última vez; ni si tienen que hacer algo. Lo que puedo decir es que a lo largo de todos esos años yo he sido siempre lo más profesional que he podido tanto para el equipo al que defendía como con el que tenía enfrente. Ese ha sido mi compromiso de toda la vida.

-¿Cómo afronta este Europeo, sabiendo que es el último, y en la soledad de una habitación individual?

-Lo de la habitación individual es casual; simplemente porque somos 17 jugadores, número impar. Y lo agradezco porque yo soy activo, de estar haciendo cosas en la habitación, y a lo mejor otros jugadores son más de echarse la siesta, de descansar. Lo del último Europeo, pues hay momentos en que sí lo notas, ver que vuelves a sitios en los que ya jugamos otros europeos, en Noruega, aquí en Austria, y saber que son canchas que vas a visitar por última vez. Y claro, que te traen recuerdos. Pero en realidad lo importante es estar a lo que estamos, a hacer un buen papel en este Campeonato de Europa.

-Usted ha sido campeón de Europa y del Mundo, y medalla olímpica. ¿Que le falta a su carrera?

-Pues puestos a repasar, a lo mejor, lo que me fata, es una final olímpica: ganar el oro, o la plata.

-¿Y sacarse la revancha de la no asistencia a los Juegos de Río?

-Esa es la espina más dolorosa para muchos de los jugadores que ahora estamos también peleando por volver en los Juegos de Tokio. Fue muy duro quedarnos fuera. Habíamos hecho cuatro años de mucho nivel, estando siempre entre los cuatro primeros en todas las grandes citas, y te quedas fuera y tienes que ver los Juegos por la tele, partidos con equipos a los que has ganado muchas veces. Y hace cuatro años casi ninguno de nosotros sabíamos si íbamos a poder pelear por volver, porque un proyecto a largo plazo con la edad que teníamos era dudoso.

-Usted ha estado con Argillés, con Pastor, con Valero Rivera, con Cadenas, y ahora con Jordi Ribera (solo faltó en los dos partidos que dirigió circunstancialmente García Cuesta). ¿Ha cambiado mucho España con cada uno de ellos?

-Para mi es un orgullo que todos los seleccionadores hayan contando conmigo, aunque la verdad es que pese a ser entrenadores diferentes, y tener sus ideas personales de juego, con todos hemos mantenido la misma base y filosofía de actuación: el grupo por encima de todo. Eso ya pasaba antes, cuando teníamos más poderío físico, porque cuando jugábamos con jugadores que ya eran leyendas de nuestro deporte, como Barrufet, Garralda, mi hermano Alberto, ellos ya tenían este estilo definido de nuestro juego, que se practica en la base, en las selecciones inferiores, en la misma Liga Asobal. Es el juego que nos gusta, el solidario, el combinativo. Eso, por encima de otras consideraciones, lo han mantenido todos los seleccionadores.

-¿Pueden defender en este campeonato el título de campeones de Europa?

-Sobre el papel siempre hay seis o siete selecciones señaladas para estar en la pelea por las medallas, y ahí siempre está España. Pero lo que ocurre es que hay mucha igualdad en todos los equipos, y ahí están las pruebas, las sorpresas que se han producido. Nosotros, como siempre, planteamos nuestra meta a estar lo más arriba posible, siempre pensando en el siguiente partido, sin mirar más allá. Eso sí, queremos estar, volver, a los Juegos.