BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Mubenzem, el checo que sueña en español ganar a España

"Mi padre es congoleño, mi madre colombiana, y sus tres hijos nacimos en Praga; en casa hablamos en francés, checo y castellano", dice el extremo

Mubenzem, el checo que sueña
en español ganar a España
ATTILA KISBENEDEK AFP

En una selección de Centroeuropa llama la atención uno de sus extremos, Dieudonne Mubenzem de 23 años y 1,90 metros, mulato con rastas, y que con ese nombre...habla español perfectamente porque "en nuestra casa los tres hermanos hablamos en español con mi mamá", dice el jugador. Su madre es colombiana, que llegó con 18 años a Praga, a estudiar, y se encontró con un congoleño, que había estudiado en París: "Se conocieron, llegó el amor, y nacimos nosotros, dos hermanas y yo; ellas no hacen deporte, sino música, y la mayor tiene su propio grupo en Praga". En casa, eso sí,son políglotas:"Con mi padre hablamos en francés; con mi madre, en español. Y entre nosotros, en checo. Eso sí, todos dominamos los tres".

-¿Y qué hace un colombiano o congoleño jugando al balonmano?

- Bueno, no hay en Europa, pero yo llegué porque tenía un buen brazo, y mis amigos en Praga me dijeron que hacía falta alguien que lanzase fuerte. Como yo necesitaba bajar peso les dije que sí. Luego pasé al Dukla, y luego me fichó un equipo alemán, y allí sigo. De España no he tenido ofertas, pero no me importaría jugar en su Liga.

-Mañana (por este jueves) juega contra los españoles.

-Hace dos años empezamos el Europeo contra España, y fue un mal debut por nuestra parte, aunque luego no hicimos un mal Campeonato, pero pudo ser mejor. En el equipo se habla de este partido, de ganar, de tomarnos nuestra revancha. Sí, yo también sueño con ganar.

-¿Y despierto lo ve posible?

-Empezamos con empate a cero, por lo que tenemos las mismas posibilidades que España. Nosotros tenemos nuestras ilusiones también.

-Se jugaron estar en la fase final el martes en un partido agónico con Ucrania.

-También Ucrania se jugaba mucho. Las dos selecciones estábamos muy presionadas. Pero ahora creo que nuestra primera meta está cumplida, y seguimos optando a todo