EUROPEO DE BUDAPEST

Espar y Bach, del sueño olímpico al de ganar la Liga en Mataró

Después de una década compartiendo vestuario en la Selección y siendo rivales en la Liga, ambas comparten ahora aspiraciones en el club del Maresme.

Marta Bach y Anni Espar.
CHEMA DIAZ

Una década después, la División de Honor femenina no tiene al CN Sabadell comandando la clasificación. El pasado verano el mercado del waterpolo se agitó tanto que actualmente el equipo del Vallès es tercero del campeonato, por detrás del CE Mediterrani y el flamante líder, el CN Mataró, que ha ganado los nueve partidos jugados y le ha quitado la Supercopa de España, como éxito más reciente.

En ese club, un proyecto familiar que siempre ha estado a la sombra del Sabadell, comparten vestuario Marta Bach y Anni Espar, dos amigas y rivales en el pasado, compañeras de la Selección desde 2011 y ahora, por fin, también de la mano en Mataró. “Es una alegría porque fuimos juntas al colegio, compartí muchos momentos con ella y me hace feliz”, comentó Bach. “Me fui por ella, entre otras cosas. Estamos juntas desde 2006 en la selección catalana. Hemos compartido todos los veranos”, añadió Espar.

El Sabadell ya no aglutina todas las internacionales y LaLiga ha ganado en emoción. “Lo vivimos con muchas ganas. Todo es más apasionante y todos los partidos son ahora importantes”, relata la defensora de boya, estudiante de Nutrición y Dietética. La secunda Espar, que antes estaba acostumbrada a ganarlo todo en Sabadell y ahora quiere repetir con el Mataró. “Me he adaptado muy bien. Todo es muy familiar y me acogieron bien. En los últimos diez años siempre dominó un equipo y por eso también decidí cambiar. Es algo bueno para el waterpolo español”, comentó Espar, que empieza a hacer sus pinitos en el mundo profesional como comercial de la empresa Turbo.

Ahora ambas intentan seguir agrandando su palmarés en Budapest, en un Europeo en el que España ha empezado como un ciclón con dos victorias seguidas. Este miércoles se medirán a Israel. Aunque la clasificación para Tokio 2020 es un hecho, Bach y Espar quieren colgarse otro oro. “Creo que de Londres a Río tuvimos cuatro años buenos, pero lo bueno es estar ya clasificada, tener menos presión. Lo tenemos todo seguido. Tenemos muy bien equipo, hay que hacer la faena. Es lo que toca. Hay disfrutar”, sintetizó.

Espar y Bach son protagonistas desde el comienzo de la historia de esta Selección de waterpolo que desde Londres 2012 se ha subido a seis podios internacionales y en este 2020 espera añadir dos más. Primero en Budapest y luego en Tokio. Una carrera que, para algunas, está llegando a su parte final. “Esta concepción la tienes siempre. Llegas a unos Juegos con mucho trabajo acumulado. De Londres hasta ahora sabes qué pueden ser tus últimos Juegos. Es difícil estar arriba tanto, hay que disfrutar del camino”, soslayó.