Barça Barça
39
FIN
30
Ademar León Ademar León

BALONMANO | COPA ASOBAL

El Barça no le concede opción alguna al Ademar León

Nueva final para los azulgrana que no pasaron apuros ante el Ademar León, segundo en la Liga al término de la primera vuelta

Fabregas supera la defensa vallisoletana.

El Barça cumplió con el guión y logró el pase a la final de la Copa Asobal al ganar 39-30 a un Ademar de León que mostró una total disposición y que plantó batalla, con un juego organizado en todas las facetas pero que resultó insuficiente para contrarrestar la calidad de los jugadores azulgranas.

El cuadro catalán dejó claro que no salía a especular, sino a amarrar el partido desde el primer minuto, e impuso un ritmo vertiginoso al juego, comandado por Entrerríos, para sorprender a un Ademar de León con un parcial de 4-1 que obligó a Manolo Cadenas a solicitar el primer tiempo muerto en el minuto 4.

Los leoneses reaccionaron, y con mayor intensidad defensiva, pudieron aprovechar los contraataques para reducir diferencias, pero el Barça no se dejó amedrentar, y también incrementó el nivel defensivo para añadir más renta al marcador (13-8), tras la que Cadenas tuvo que volver a pedir un receso.

El Ademar se entregaba al máximo y desplegó una seria defensa que encontró además complemento en el plano ofensivo, con buenos balances lo que, de haber tenido enfrente a otro rival, le hubiera permitido obtener buenos réditos, pero ante el Barcelona, con toda su pléyade de estrellas, quedaba sin recompensa.

Por tanto, a pesar de esa entrega de los leoneses, y de hacer una buena primera mitad, el Barça lograba llegar al descanso con una ventaja de cinco goles (22-17).

Tras la reanudación, el choque repitió el mismo patrón, con un Ademar al cien por cien que se acercaba en el marcador para situarse a tres goles (22-19), pero la alegría duraba poco en casa del pobre, puesto que el Barcelona volvía a apretar en defensa, donde mostraba su poderío sin tapujos, para recuperar de inmediato una renta más amplia.

No pudo hacer más el Ademar de León que, aunque nunca bajó los brazos, finalmente no consiguió parar el torbellino del Barcelona, que añade otra final más a su ya extenso palmarés.