Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

BOXEO

Braekhus, recital en Mónaco

Cecilia Braekhus retuvo todos los Mundiales del peso welter al derrotar por decisión unánime a la argentina Victoria Bustos. Apunta a Katie Taylor en 2020.

Crónica del Braekhus vs Bustos: WBC, WBA, IBF y WBO del peso welter.
Matchroom Boxing

Una 'Primera Dama' siempre debe ser recibida con glamour, y así es como el Casino de Mónaco acogió la primera pelea de Cecilia Braekhus (apodada First Lady) bajo el paraguas de Matchroom. La promotora dirigida por Eddie Hearn situó a la noruega en un combate a priori sencillo. Las expectativas se cumplieron y aunque Victoria Bustos puso empeño, cayó de manera contundente en las cartulinas (99-91, 98-92 y 98-92). Braekhus volvió a retener los Mundiales WBC, WBA, IBF, WBO e IBO del peso welter y después tocó mirar al futuro y su nuevo manejador habló del futuro que la campeona unificada. "La idea es que vuelva a en primavera y definitivamente en 2020 se enfrentará con Katie Taylor", reveló Hearn. Es lo que todo el mundo quiere, pero de momento habrá que esperar.

El combate tuvo dos partes claras. Los dos primeros asaltos fueron para Bustos. La argentina cabeceaba bien y se colaba por la guardia de Braekhus. En ningún momento la campeona estuvo en aprietos, pero notó el año de inactividad. La desaparición de HBO le hizo explorar nuevas vías y eso le generó un largo parón de competición. Le costó, pero en cuanto la noruega se puso en su distancia, disfrutó. Pegaba desde lejos, recibía a la argentina con el jab y la frenaba con gran facilidad. Bustos, que había sido campeona mundial en el ligero, ascendía dos categorías y su físico no era el mejor.

Pese a ello, la argentina le echó ganas y metió ritmo de manera constante. Conforme iban pasando los asaltos Braekhus cada vez estaba más cómoda. Mantenía la distancia, estaba bien posicionada de pies y con sus derechas fue percutiendo a Bustos. Ninguna de las dos eran letales con sus puños, pero el alto ritmo de la noruega le permitió llevarse el combate con gran comodidad y rozar el KO en el round final. "Me noté rara en los dos primeros asaltos, pero después estuve muy cómoda", reveló sobre el ring la campeona. Tenía todo cara, Braekhus volvió y lo hizo en su mejor nivel. Alguien que lleva 10 años y 8 meses como campeona mundial y 5 años y dos meses como campeona unificada tiene algo especial. En Mónaco volvió a demostrarlo. A sus 38 años sigue en su mejor momento.