Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

ATLETISMO

Shock en Reino Unido por el mal uso de medicinas para el tiroides en el atletismo

Varios atletas y expertos médicos denunciaron en el Daily Mail las prácticas que se realizaron en el equipo nacional de atletismo y que empleó el suspendido Alberto Salazar.

Alberto Salazar supervisa una carrera de 10.000 metros en Estados Unidos.
ANDY LYONS AFP

Reino Unido quiere poner fin al uso de medicamentos para el tiroides para mejorar el rendimiento deportivo de sus atletas. Varias estrellas del atletismo británico han denunciado en el diario Daily Mail que se les invitó a usar medicación para el tiroides para mejorar su rendimiento.

Entre la medicación empleada por estos deportistas destacan tratamientos para tratar el hipotiroidismo como la L-thyroxine y el Cynomel, que en el caso de los atletas ayudan a perder peso y a la recuperación entre sesiones, lo que ha levantado la polémica sobre el uso de este medicamento con el fin de mejorar objetivos. Su uso no está prohibido ya que no aparecen en las listas de la AMA y se pueden tomar sin necesidad de pedir un TUE y por eso muchos atletas loe emplean para obtener ganancias marginales.

El principal señalado en la propagación de estas prácticas es el médico Robert Chakraverty, que sugirió estos tratamientos entre 2013 y 2016 antes de pasar a formar parte del staff de la selección de fútbol de Inglaterra. Chakraverty también está relacionado con el episodio de una inyección de L-carnitina que le habría dado a Mo Farah antes del maratón de Londres de 2014. UK Athletics también investiga la decisión de Farah de trabajar sólo con Salazar, y también se apunta que el tratamiento tiroideo se realizaba en el Campus de Nike en Oregon.

La fondista Jo Pavey ha sido una de las más críticas sobre el mal uso de estas medicinas entre los deportistas. "Los medicamentos para el tiroides deberían prohibirse en el atletismo al menos que haya una necesidad médica que se justifique con un TUE. Es muy importante que los atletas no se sometan a pruebas tras un entrenamiento intenso, porque podría influir en los resultados. Creo que muchos atletas lo están tomando solo por beneficiar su rendimiento en vez de por temas de salud".

Sobre este mal uso también le preguntaron al doctor Adrian Heald, que argumentó que los casos de hipotiroidismo afectan a una de cada 20 mujeres y uno de cada 100 hombres y destacó los graves efectos que podría suponer un mal uso de estas medicinas. "Si se administra este tratamiento hormonal de forma innecesaria o en exceso, el corazón se puede sobrecargar. A corto y medio plazo esto podría provocar un latido cardiaco rápido y un ritmo cardiaco irregular, una disritmia cardiaca. A largo plazo la persona puede desarrollar cardiomiopatia, un agrandamiento del músculo cardiaco y es una afección muy grave y potencialmente mortal". El director de la USADA, Travis Tygart, puso de manifiesto la gravedad de este mal uso, ya que reveló que un ex atleta del Campus de Nike en Oregon deberá aplicarse tiroxanol toda su vida por aplicárselo de forma incorrecta y alterar su sistema de tiroides.