Competición
  • Europa League
  • Euroliga

BOXEO

Wilder solo necesita una mano: fulmina a Luis Ortiz en el séptimo

Deontay Wilder retuvo por décima vez en su carrera el Mundial WBC del peso pesado. Noqueó a Luis Ortiz en el séptimo asalto. Fue la única derecha que conectó clara.

Crónica del Deontay Widler vs Luis Ortiz II.
EFE

Una décima de segundo. Eso fue lo que necesitó Deontay Wilder para retener por décima vez el Mundial WBC del peso pesado. El estadounidense regaló seis asaltos y en el séptimo conectó su primera derecha clara. Fue directa a la sien de Luis Ortiz, quien se quedó totalmente noqueado. No hubo más vueltas que darle. Si algo tiene el 'Bombardero de Bronce' es pegada y en Las Vegas lo volvió a ratificar. Hubo dudas sobre su victoria contra el cubano en 2018 y en la revancha las despejó todas. Ahora se marca un nuevo objetivo: Tyson Fury. "El siguiente será él en febrero y después una unificación. La división es muy pequeña para tener tantos campeones", desafió tras acabar. Nadie puede parar la potencia del de Alabama.

El combate tuvo un guión claro desde el inicio hasta el sexto asalto. Ortiz y Wilder jugaron con su jab, y se midieron. Ritmo constante, pero sin muchas chanzas. Pausados y estudiando a su rival. El cubano cada vez fue sacando más trabajo y se fue gustando. Variaba los planos de golpeo y conectó manos claras. El Wilder más visceral no salió a relucir pese a todo. Deontay demostró tener más capacidad de encaje de lo que muchos le presuponían y aguantó todos los golpes que le llegaron con gran facilidad. El plan estaba claro por ambas partes. Ortiz quería aguantar, ya que sabía que lo que hacía le valía.

Wilder se dio cuenta que debía reaccionar y en ese séptimo asalto comenzó a sacar su derecha. Varios golpes fueron abajo y otros tanto blocados y el pareció tocado. Ahí justo, cuando saca su rabia, el Bombardero de Bronce es más peligroso y preparósu traca final sorprendiendo a todos. Ortiz no se cubrió bien del todo. Dejó un hueco mínimo entre su guante y su cabeza, lo justo para que el estadounidense clavase ahí su derecha letal. Le dio en la sien y le dejó con la mirada perdida. Estaba claro que no se podía levantar en condiciones. Wilder demostró de nuevo que puede no ser el mejor técnicamente, pero con la pegada supera todo. Ante Ortiz tuvo un 100% de efectividad. Colocó y conectó una derecha y noqueó. No necesitó más. Deontay Wilder solo necesita una mano para cambiar todo.