ATLETISMO

Kipchoge repite como atleta del año por bajar de dos horas

El keniano y Dalilah Muhammad, plusmarquista de 400 vallas, recibieron el galardón de World Athletics. La paradoja es que la gesta de Kipchoge está fuera del marco de sus normas.

0
Kipchoge repite como atleta del año por bajar de dos horas

Dalilah Muhammad y Eliud Kipchoge fueron nombrados mejores atletas de 2019 en Montecarlo, en la Gala de World Athletics, la Federación Internacional antes conocida como IAAF. Kipchoge repite el galardón que ya se llevó en 2019 gracias a su victoria en la maratón de Londres y el reto de bajar de dos horas en Viena (corrió en 1h59:40), una carrera comercial sin validez como récord mundial ni para los rankings por sus circunstancias especiales (liebres permanentes, no homologación...). Sin embargo, World Athletics sí lo ha tenido en cuenta para dar el galardón por delante de Warholm, Lyles, Kendricks...

"Estoy muy feliz por hacer historia. Tengo un gran equipo, de entrenadores, de sponsors, nutricionistas... Fue muy especial que me felicitara tanta gente, en especial Barack Obama, el primer presidente negro de los Estados Unidos. Él demostró que el ser humano no tiene límites", decía en videoconferencia Kipchoge, que no estuvo en Montecarlo y al que también se le tuvo en consideración su victoria en la maratón de Londres. 

Sí acudió Muhammad, que batió este 2019 el récord mundial de 400 vallas en dos ocasiones.  "Fue un año fantástico. No esperaba volver a casa con este galardón. Las vallas son una carrera en la que entran en juego muchos factores y pude prepararme muy bien", explicaba la neoyorquina de 29 años, que primero hizo una plusmarca en los Trials de Des Moines (52.20) y la ratificó en los Mundiales de Doha (52.16).

El etíope Selemon Barega, que grababa con su teléfono móvil la ceremonia, se llevó el premio a mejor atleta incipiente masculino. Barega, de 19 años, fue subcampeón mundial en Doha. Ese galardón en categoría femenina fue para la ucraniana Yaroslava Mahuchikh, de 18 años, que saltó 2,04 en la final mundial de altura. "Fue un gran recuerdo tener esa medalla de plata (le ganó Lasitskene) y batir el récord mundial sub-20. Espero estar en Tokio 2020".

El premio entrenador del año fue para Colm O'Conell, ese religioso irlandés que desembarcó en el valle del Rift en Kenia y descubrió talentos como Wilson Kipketer y David Rudisha. "Hace 43 años que llegué a Kenia. No tenía intención de ser entrenador, pero descubrí a estos chicos", explicaba Brother O'Conell, que recibió el galardón de manos de Kipketer. 

Y hubo un galardón español. Fue para Félix Sánchez Arrazola, que por segundo año consecutivo se lleva el premio a mejor foto. En 2018 lo ganó con una instantánea de Barega en el Cross de Elgoibar, esta vez fue una de Shelly Ann Fraser-Pryce al entrar en la meta de Doha tras ganar los 100 metros. "Gracias a los que me dijeron que enviara esta foto, porque yo estaba cegado con otra", decía Sánchez.

Pero los reyes eran Dalilah Muhammad y, de nuevo, Kipchoge, el gran icono del fondo. El que tiene el récord mundial de maratón y el que bajó de dos horas en Viena, en su particular reto fuera del marco competitivo habitual, que World Athletics valoró como una gran gesta.