Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

BOXEO

El 'aprendiz' Inoue puede con el maestro Donaire en las WBSS

Naoya Inoue derrotó a Nonito Donaire por decisión unánime en la final de las World Boxing Super Series. Además, Unificó los mundiales WBA e IBF.

Crónica del Inoue vs Donaire: Final de las WBSS y Mundiales WBA e IBF del gallo.
Getty Images

Arrugado contra las cuerdas Nonito Donaire aguantaba el vendaval en el que se transformó Naoya Inoue en el undécimo asalto de su combate. El filipino estuvo tocado, una acción extraña del árbitro le permitió seguir en pie y poder y resistir, pero un combate así no da pie a polémicas. Nonito ha sido campeón mundial en cuatro divisiones, pero su hambre es insaciable y cuando muchos le daban por descartado se sacó un tremendo combate de la manga. Inoue quería ser el rey, y lo es ahora, pero no por abdicación. Se lo tuvo que ganar para alzar el Ali Trophy de las World Boxing Super Series y los Mundiales WBA e IBF del gallo. El japonés derrotó a Donaire por decisión unánime (116-112, 117-111 y 114-113) y después dejó claro que su cabeza fuera del ring es excepcional. "Todavía tengo que ser más fuerte. No soy el mejor de la historia ni del momento, tengo que seguir trabajando. Esto es una gran victoria, pero nada más", reveló el púgil de solo 26 años.

Las apuestan daban pocas opciones a Nonito y menos aun se pensaba que el combate se decidiese en las cartulinas. Todo falló. Inoue venía de estar 5 minutos y 29 segundos en acción en los dos combates anteriores de las WBSS, pero tuvo que picar piedra ante el ídolo de su infancia. El japonés dejó hacer de inicio y mostró sus fantásticas cualidades defensivas. También replicó duro con sus golpes, lo cuales Donaire asimilaba. En un cruce al final del segundo round, Nonito cortó a Naoya. Fue por un crochet de izquierda, lo que dejó la continuidad de pleito en el aire. La esquina de Inoue trabajó bien y aunque se fue abriendo más en la parte final nunca se pensó en la detención del combate. Antes de eso, los dos tuvieron sus opciones y brindaron una gran guerra. Inoue recibía muy bien a Donaire cuando entraba. Pegaba y salía. El corte le había hecho titubear en el tercer round, pero desde el cuarto volvió a dominar. En el sexto el filipino parecía tocado, Nonito aguantaba y con sus crochets de izquierda volvió a desconfigurar al japonés, quien comenzó a sufrir.

La derecha sobre el jab y el uno-dos-uno le empezaron a funcionar a Donaire. Metió en apuros reales al japonés en el noveno asalto. Dos derechas consecutivas hicieron que el japonés se agarre y dejase pasar el tiempo. No podía dejar la iniciativa y no lo hizo. Desde el décimo subió la intensidad de nuevo y en el undécimo el final pudo cambiar. Inoue apretó, y con una izquierda recorrió la zona hepática de Nonito. El filipino corrió y tardó en poner la rodilla en el suelo. Había sido golpe legal, pero el árbitro debía tener dudas, ya que se cruzó delante del japonés y no le permitió seguir la acción. Se escapó la leyenda, a quien le permitieron algo más de tiempo en la cuenta de protección. De hecho, Inoue hizo un amago de festejar, pero supo aguantar concentrado y siguió.

Aquí llegamos al inicio del relato, y es que Donaire aguantó lo que no estaba escrito. Un púgil con su legado no tenía necesidad, pero siempre ha sido un guerrero y quería salir con la cabeza en alto. Inoue se vació, pero no llegaba el KO... y había contras duras de Nonito. Podía sacar un golpe cada 20 segundos, pero iba con todo. En el último asalto Inoue supo trabajar, controlar y no arriesgar. La victoria era suya. Después abrazó a su rival. Su ídolo de la infancia le permitió hacer el mejor combate de su carrera. Naoya Inoue está en el boxeo para hacer historia. Su leyenda ya lleva tiempo fraguándose, pero en el Saitama Super Arena vivió su capítulo de mayor gloria. El 'aprendiz' derrotó al maestro.