PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS 2019

Vonn, una Princesa diez años después

La esquiadora recoge este viernes el Premio de los Deportes que no recaía en una fémina desde Isinbáyeva. “Mi objetivo es empoderar a las mujeres”, señala la americana.

Lindsey Vonn posa en el Hotel Reconquista de Oviedo antes de recibir este viernes el Premio Princesa de Asturias de los Deportes.
Eloy Alonso REUTERS

Acostumbrada a llegar antes que nadie a la meta, Lindsey Vonn ha aplicado su rapidez a su estancia en Asturias: la esquiadora sorprendió con su aterrizaje en Oviedo un día antes de lo esperado. Este viernes recoge el Premio Princesa de los Deportes en el Teatro Campoamor; una distinción que sirve para ensalzar el rol de la mujer en el deporte actual. La americana es la primera fémina que obtiene el galardón desde que Isinbáyeva lo hiciera en 2009. Y, precisamente, sobre su papel como representante del deporte femenino han transcurrido sus pasos por Oviedo. "Mi objetivo es empoderar a las mujeres y demostrarles todo lo que pueden hacer", señaló en su intervención ante los medios.

A Vonn, que este viernes cumple 35 años, le avalan un sinfín de conquistas: la esquiadora con más victorias en la Copa del Mundo (82), cuatro veces ganadora de la general, tres medallas olímpicas, campeona del Mundo en descenso y supergigante… Poderoso altavoz para su reclamación. "Quiero ayudar a las mujeres que están infrarrepresentadas", expuso tras ser recibida por Teresa Sanjurjo, directora de la fundación Princesa de Asturias, y subrayó la ilusión que le hacía recibir la distinción al lado de mujeres representativas de sus ámbitos como Joanne Chory y Sandra Myrna Díaz, ganadoras en las disciplinas de Investigación Científica y Técnica.

El ejemplo de Vonn trasciende lo deportivo. Su éxito no se explica solo con medallas. Su influencia en la sociedad es evidente a través de la fundación que lleva su nombre, dedicada a la ayuda de mujeres jóvenes. También ha sido puesta como ejemplo de superación, al recuperar su mejor momento después de haber sufrido varias lesiones graves. "Alcanzar el éxito es sencillo, pero cuando te caes y tienes que levantarte se hace mucho más difícil. Yo me he tenido que levantar muchas veces; las lesiones me han hecho mejor persona", reflexionó, antes de hablar de su retirada de las pistas, el pasado mes de febrero: "Para mí el esquí no es un trabajo, pero tuvo que dar el paso porque he sufrido demasiadas lesiones y sentía que mi cuerpo se estaba descomponiendo". La americana confesó que solo había esquiado “un par de veces” desde su retirada. "Ahora me toca descansar", explicó.