BOXEO

Alonso no pudo culminar su sueño en República Dominicana

Jonathan Alonso cedió, por decisión unánime (triple 115-113), ante Alberto Puello por el Mundial WBA Interino del superligero. Fue una pelea muy cerrada.

Crónica del Alberto Puello vs Jonathan Alonso: WBA Interino del superligero.

El sueño de Jonathan Alonso no se pudo cumplir en su país, República Dominicana. El dominicano, nacionalizado y que representó a España en los Juegos de Londres, cayó ante su compatriota Alberto Puello, por decisión unánime (triple 115-113), por el Mundial Interino WBA del peso superligero. Ambos ofrecieron un combate muy cerrado que se decidió por pequeños detalles. Cerca estuvo de resolverse antes de las cartulinas, pero Alonso aguantó desde el noveno asalto con un corte grave en su boca. No fue a mayores, pudo aguantar... pero el esfuerzo no tuvo recompensa.

Desde el inicio Jonathan Alonso se mostró fiel a su estilo. Manos bajas, esquivas imposibles y contragolpes veloces. 'Maravilla' Alonso lució una rapidez de manos espectacular, una cualidad que le sirvió siempre para romper la distancia de Puello y percutirle sin opción a réplica. El hispanodominicano tuvo un papel más pasivo los primeros rounds y comenzó a apretar desde el tercero. Mandaba, sacaba ritmo y hacía fallar a su oponente, aunque Puello era complicado y con sus brazos largos era capaz de ir conectado ganchos en diferentes alturas para 'recibir' a Alonso.

Uno de los factores que pudo cambiar la pelea fue el uso de la cabeza de Puello. No tenía cuidado el dominicano y en el primer choque abrió un corte en la boca de Alonso (que empeoró en el noveno asalto, en el que el médico lo revisó). En el segundo fue advertido por el árbitro, que no le restó nada. Con el paso de los asaltos el hispanodominicano seguía dominando, pero a la contra Puello estaba cómodo. Muchos golpes abajo que restaron algo de movilidad a Jonathan Alonso, que acabó quitándose manos, pero en menor medida. La pelea fue cerrada y sólo la percepción cambia la puntuación de unos o de otros. Los tres jueces opinaron lo mismo y el asturiano de adopción se dejó en República Dominicana el invicto y sueño mundialista. El segundo volverá a aparecer. Calidad le sobra.