Competición
  • Europa League
  • Euroliga
  • Copa Libertadores
Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Panathinaikos PAN

-

B. Munich MUN

-

Khimki Moscú KHI

-

PARALÍMPICOS

Enhamed Enhamed regresó en un Open de Berlín prolífero

El nadador canario, que se había retirado hace siete años, consiguió el bronce en 50 metros libres y la mínima para el Mundial de Londres. La expedición española sumó un total 19 medallas.

La expedición española, en el Open de Natación Paralímpico de Berlín.
CPE

El Open Internacional de Natación de Berlín ha dejado varios titulares. El primero versa sobre los éxitos deportivos cosechados por la delegación española, que se ha colgado un total de 19 medallas (once en categoría absoluta y ocho juveniles) y ha conquistado tres récords de Europa. Ahí es nada. Sin embargo, esta cita también será recordada por el regreso de Enhamed Enhamed.

El nadador canario volvió por todo lo alto, como cuando se marchó siete años antes. Por entonces, ya se había colgado cuatro oros, dos platas y tres bronces entre los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004 y los de Londres 2012. Esta vez, en Berlín, Enhamed cosechó un bronce en 50 metros libres y, de paso, selló su pasaporte para el Mundial de Londres, que se disputará el próximo mes de septiembre. Logró la marca mínima.

El mismo Enhamed Enhamed explicó los motivos de su vuelta. "No echaba de menos la natación como tal, sino ese instante en el que estás en el trampolín a punto de saltar al agua. Habrá quien diga que la natación se resume en nadar lo más rápido posible durante la prueba. Y en parte es así, pero todo se decide en el instante en que tomas tu posición. La más mínima duda mental o emocional puede desbaratar tu sueño", confesó en un post.

Berlín no es un lugar más para el nadador. Allí batió un récord del mundo en 2011 y allí los recuerdos del pasado dejaron paso al presente. "Esta piscina solía suscitarme nervios, mucha desazón. Esta vez sólo expectación. Ganas de competir. Cuando estás en el instante del salto, cuando tu cuerpo despega del trampolín y vuelas hacia el agua… nada más importa y descubres mucho de ti mismo. Es una experiencia espiritual. Nado para sentirme más vivo", concluyó.