Competición
  • Clasificación Eurocopa

DUATLÓN

Emilio Martín, el duatleta que colecciona medallas mundiales

Emilio Martín, el duatleta que colecciona medallas mundiales

EMILIO COBOS

DIARIO AS

El onubense, de 37 años, ha subido hasta siete veces al podio en este deporte que compagina correr y bici. Primero hizo atletismo y aquí encontró su camino.

En Huelva hay un barrio que genera campeones de manera espontánea. Es Santa Marta. De allí es Carolina Marín, oro olímpico de bádminton, Alvaro Robles, plata mundial de tenis de mesa… y Emilio Martín, siete veces medallista mundial de duatlón (10 km a pie, 40 en bici y 5 a pie). Su último podio fue a primeros de mes, en Pontevedra, donde alcanzó la plata con una brillante remontada final en la pista. “Ahora sé que cuando compito doy el 100% de lo que tengo”, explica Martín, en una terraza en Madrid junto al Matadero de Legazpi. Llega de competir una liga en Francia (“Allí el nivel es muy alto”).

En el despiece de sus podios tiene dos oros, tres platas y un bronce. La cuenta comenzó con el oro de Nancy 2012 y fue el primer campeón de Santa Marta. Martín, de 37 años, se inició y estuvo en el atletismo hasta casi los 30 años. “La bici me gustó desde chaval, pero mi madre me quitó rápidamente la idea de la cabeza porque era peligroso”. Y fue un buen atleta, que peleó con Arturo Casado, Olmedo, Diego Ruiz... por la élite nacional. Sus marcas eran 3:39 en 1.500 y 7:58 en 3.000. “Me presionaba mucho y sentía que no era capaz de dar lo que había entrenado. Me frustraba, me agobiaba y no disfrutaba”, cuenta el onubense, que comenzó a trabajar en Decathlon y retomó sus estudios para reenfocar su vida… pero se encontró que su carrera deportiva tenía una doble cara: descubrió el duatlón.

“Comencé a salir más en bici y a entrenarme. Probé suerte en el Nacional de 2011 y gané. Ahí ya me enganché a esto y me ha ido bien”, relata Martín, que dice vivir del duatlón, “aunque menos de lo que la gente piensa”. “Si el total de los ingresos lo divido en 12 meses me sale una cosa medio decente”, explica el de Huelva, un rival respetado siempre que está en carrera: “Siento que soy mucho mejor deportista que cuando era atleta, porque he ganado mucho en autoconfianza, lo que le digo, sé que soy capaz de rendir al máximo de mis posibilidades”.

"En atletismo me presionaba, ahora sé que doy el 100%"

La pregunta inevitable es ¿por qué no el triatlón? “Nadar no se me da bien, he mejorado pero tendría que quitar mucho a mis entrenamientos de bici y carrera. Tengo 37 años, no es el momento para eso, aunque sí que intenté un Ironman 70.3 en Cascais”, relata Martín, fijo en el Desafío Doñana, un triatlón muy peculiar en los alrededores del Parque Natural andaluz y que domina con puño de hierro: “Correr 30 kilómetros en la arena de una playa así en la que puede haber ciervos es una pasada”. Pero se queda en el duatlón, en el territorio en el que ha encontrado su potencial.

Esas dobles sesiones de entrenamiento (“hago doce a la semana”) con control de vatios en la bici y midiendo mil a mil en los entrenamientos que muchas veces comparte con Kevin López, que ahora aplica los vatios también a la carrera. Tras esos rodajes, el pasado mes de diciembre, Martín hizo su mejor marca de maratón en Valencia (2h17:54) y lo hizo de una manera poco ortodoxa, porque para no descuidar el duatlón metió tres sesiones de bici, con carga.

Emilio se considera una persona de “origen humilde, con los pies en la tierra” y sus sesiones las compagina con el cuidado de su niño, de 4 años, su niña, de uno. Con su bici Stevens trabaja la carretera del Espigón: “Por allí hay poco tráfico y sólo va la gente que va a las playas y pescadores”. Cuando corre a pie las series las hace en el estadio Emilio Martín, que lleva su nombre: “Cuando paso por la puerta me emociono. Le pregunté una vez a mi hijo qué pone ahí y respondió: Papá. ¿Se imagina lo que es eso? Y más cuando hace unos años no había ni pista de atletismo en Huelva. Que hicimos manifestaciones y de todo para pedirla”. Emilio Martín, el primer campeón de Santa Marta.