BOXEO

Inoue no tiene freno: KO a Manny Rodríguez en dos asaltos

Crónica del Inoue vs Rodriguez y del Taylor vs Baranchyk.

EFE

Naoya Inoue derrotó a Manny Rodriguez, alzó el IBF del peso gallo y accedió a la final de las WBSS. Taylor venció a Baranchyk en el superligero.

Naoya Inoue ya está en la final de las World Boxing Super Series. El japonés, de 26 años, ha cumplido con los pronósticos, es el gran favorito, pero ha metido mucho más miedo. En dos combates sólo ha disputado tres asaltos. A Payano, en cuartos, lo fulminó en un minuto, a Manny Rodríguez, este sábado en Glasgow, tardó dos rounds. Imparable. Inoue había avisado en la previa de que el puertorriqueño era el mayor reto de su carrera y tras noquearle también le alabó: "Su presión me puso en aprietos al principio", reveló. Aunque poco le importó, porque con dos manos encarriló la pelea. Rodríguez intentó reponerse en dos ocasiones, pero fue en balde. Sólo habían transcurrido 4 minutos y 17 segundos, pero estaba KO.

Manny Rodríguez prometió que saldría sin miedo y lo hizo. Él e Inoue cruzaron manos con el jab. Ambos se quedaron plantaron, tiraron de velocidad a la hora de golpear y esquivar, lo que encandiló al público. La igualdad era máxima, pero las mejores manos cayeron del lado del asiático. En le segundo asalto Inoue ya había leído la pelea. En cuanto entró en distancia clavó una derecha que Rodríguez aguantó bien, fue la última mano que tomó así. Inoue se quedó en la corta, esquivó y dañó abajo al puertorriqueño con una derecha recta abajo para después rematarle con un crochet. Manny mostró coraje, pues se levantó, pero el vendaval ya estaba en marcha. Se fue con todo para lograr la segunda y la tercera caída.

Ahí el árbitro paró la pelea e Inoue amplió su leyenda. Alzó el IBF del peso gallo (ya posee el WBA Regular (interinato) del mismo peso) y se citó con Nonito Donaire para la final. "Los mejores tienen que cruzarse con los mejores, el destino nos ha unido y pelearemos", apuntó el filipino. "Le tengo mucho respeto, en cuanto llegue a Japón me pondré a entrenar", le correspondió el nipón. Sólo queda saber la fecha, el espectáculo está garantizado.

Josh Taylor se confirmó ante Baranchyk

Josh Taylor golpea a Ivan Baranchyk durante su combate.

Sobre el papel decidir cual de los dos combates estelares iba a ser mejor era una tarea complicada. En el tapiz fue mucho más fácil, pues la contundencia de Inoue dejó paso a una auténtica guerra entre Josh Taylor e Ivan Baranchyk. El escocés fue profeta en su tierra y logró su primer título mundial (IBF del superligero) al derrotar por decisión unánime (116-109, 115-110 y 115-111) al campeón. La pelea fue disputada, tuvo momentos para ambos, pero la calidad del local se impuso. Rozó el KO en el sexto asalto con una doble caída del bielorruso, pero este vendió muy cara su piel. Ahora le espera Regis Prograis en la final del superligero. Otro combate de muchos quilates.

Taylor salió a moverse e imponer su distancia y envergadura. Baranchyk debía recortar y desde el primer momento fue al frente. Necesitaba que el escocés se parase y se centró en golpear abajo. Un auténtico trabajo de ‘pico y pala’ que fue surtiendo efecto, pues Taylor se fue desplazando menos con el paso de los asaltos, aunque lo hacía también con la intención de percutir, ya que tiraba más golpes, pero el campeón se cubría bien y contragolpeaba mejor. Desde el cuarto asalto Taylor se dio cuenta de que debía arriesgar más y comenzó a quedarse en la corta distancia. Era el juego de su rival, pero debía variar algo.

La pelea cambió en el quinto. Taylor finalmente se plantó y hubo intercambios espectaculares. En el sexto la dinámica siguió y en un cruce con la derecha la mayor envergadura y rapidez de Taylor hizo que Baranchyk se fuese al suelo. Estaba grogi el bielorruso, pero se rehizo y aunque volvió a la lona al final del round aguantó. Se recuperó, pero la pelea ya estaba decantada. El escocés se quedaba quieto y llegaba con manos durísimas, mientras el bielorruso las encajaba y respondía, pero cada vez con menor frecuencia. Así discurrió la pelea hasta el último asalto. Baranchyk fue a por el KO que necesitaba y Taylor en lugar de usar su movilidad decidió quedarse. Arriesgó, pero acabó pegando y haciendo levantarse al público. Los suyos habían disfrutado, él también. Se exhibió, se coronó y ahora va a por otro reto: Prograis.